La Prensa US BANNER HEADER 1020X150 PX (COMPUTER SHACK)-01.jpg

LA ENTREVISTA: Ante Pyongyang requerimos de un mandatario comprometido con nuestro futuro: Kim Dong Nam y Wang In Chul

Por: Federico La Mont.
Uno de los múltiples focos rojos de la deserción en Corea del Norte prendió en noviembre 2014, cuando un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores de Pyongyang reconoció la existencia de “Centros de trabajo para reformar a los detenidos”. Frente a esa condición ahondaron los peligros para Kim Dong Nam (KDN) y Wang In Chul (WIC), cuyo hijo y padre no pudieron dejar la nación al norte de la zona de armisticio.
Ante esa condición y el reciente informe de ONU que denunció ejecuciones, desapariciones y torturas en Corea del Norte, ambos activistas advirtieron en entrevista exclusiva para LA PRENSA DE CHICAGO “no cederemos en denunciar los campos de concentración o gulags donde se encuentran los prisioneros políticos”.
•¿A qué atribuye que las autoridades norcoreanas detuvieran y a partir de cuándo a su hijo?
KDN: En mayo del 2007 escapé a Corea del Sur y por un año planeé rescatar a mi hijo de 18 años y el 27 de septiembre de 2008, cuando por fin se encontraba listo, a la siete de la mañana llegó el Departamento de Seguridad Nacional a mi casa y se lo llevaron. Después de eso no sabemos nada, pero según conocidos de esa área, mi hijo fue trasladado una prisión de concentración después de descubrirse que practicaba el cristianismo y ojalá que los cambios que avizoran en mí país contribuyan a su ubicación.
•¿Por qué fue detenido su padre en Corea del Norte en pleno vuelo nacional?
WIC: Cuando tenía dos años, el 11 de diciembre de 1969, mi padre abordó un vuelo nacional por trabajo, pero diez minutos después del despegue, un espía norcoreano secuestró el vuelo a Corea del Norte, con 46 pasajeros, incluido mi padre. Se registró una crítica fuerte de la comunidad internacional, por lo que Corea del Norte prometió que regresaría a todas las víctimas el 4 de febrero de 1970, pero en esa fecha sólo regresaron 39, pues según la autoridad del Norte, once personas dijeron que querían vivir ahí. Según testimonios mi padre deseaba regresar a casa y cantaba una canción que demostraba su melancolía, por eso fue separado del resto. En ese momento, el Comité Internacional de Cruz Roja propuso una reunión a través de un tercer país para confirmar la decisión de quienes se quedaban, pero fue rechazada por el Norte.
•¿Qué esfuerzos realizan para rescatar a sus familiares?
KDN y WIC: Cada uno presentamos un escrito de denuncia ante la Organización de Detención Arbitraria de la ONU, pero la autoridad norcoreana negó el caso y respondió que es una intriga contra su gobierno.
•¿Cómo funcionan los campos de concentración en Corea del Norte?
KDN: Después de la Guerra Coreana de 1950, existía un campo de concentración para prisioneros políticos, pero en 1960, debido a la limpia de enemigos políticos emprendida por Kim Il Sung, aumentaron a cinco donde tenemos elementos para afirmar que existen entre 80 a 100 mil prisioneros. Hay dos tipos: la zona totalmente prohibida, de la cual no puedes salir vivo y la revolucionaria, cuyos prisioneros sufren trabajo forzado e inanición hasta que la autoridad cree que ya se convirtieron ideológicamente y los liberan. En el campo entra toda la familia, porque el Norte tiene un sistema de la responsabilidad colectiva. Un prisionero, Kang Shun Huan, afirmó que él tenía nueve años, cuando su familia fue detenida en el campo de prisioneros políticos por el delito de su abuelo que fue trasladado a la zona prohibida, Kang Shun Huan salió a los 19 años.
•¿Realmente el régimen de Pyonyang cuenta con los campos de concentración para reprimir a la población?
WIC: El régimen del Norte sólo permite la ideología de Kim Il Sung, está totalmente aislado de la información externa, no existe internet y cuando alguien tiene un radio se clasifica como prisionero político, por ello es muy difícil organizar a los habitantes que ya no resisten las enfermedades contraídas por la contaminación, deforestación, erosión y degradación del suelo que se traducen en prolongadas sequías y hambruna.
•¿Cambiaría la situación después del informe de la Comisión de Investigación de ONU?
KDN: En 2013 se estableció la Comisión de Investigación de la ONU y en febrero de 2014 se publicó un reporte donde afirma que la violación de los derechos humanos en Corea del Norte, corresponde a crímenes de lesa humanidad y que el examen y sanción de responsables se discutirán en el Tribunal Penal Internacional. Para ello es necesario que el Consejo de Seguridad de la ONU apruebe la resolución, discusión que lleva más de dos años. Necesitamos el apoyo de un intermediario como México porque tiene relaciones diplomáticas con Corea del Norte.
•¿Qué podemos hacer los mexicanos respecto a la situación en Corea del Norte?
KDN y WIC: Es vital que los países que ya cuentan con una democracia, insistan en mejorar los derechos humanos en Corea del Norte.