La Prensa US BANNER HEADER 1020X150 PX (COMPUTER SHACK)-01.jpg

EL APRENDIZ DE UN ‘ESTADO FALLIDO’

Luis Videgaray, el diplomático aprendiz, no aprende nada.
El deterioro de los derechos de los mexicanos en Estados Unidos cada día es más visible, el cambio de las prioridades para la deportación, convirtiendo a cualquier indocumentado en un criminal.
•Los procesos migratorios son procesos civiles, pero las prácticas y juicos migratorios se han convertido en juicios criminales, sin serlo.
El canciller tendría que plantearse con las autoridades estadounidenses, la clarificación que son procesos civiles y plantearse la defensa de los derechos humanos de los mexicanos indocumentados, para poner fin al trato inhumano y a la cacería en contra de los compatriotas.
•A penas ayer, se supo que una panificadora en Chicago está en el proceso de despedir a sus trabajadores por no tener documentos migratorios. La Oficina de Inmigración y aduanas auditó las formas I-9 y descubrieron que muchas personas trabajaban sin documentos y les dijeron que los despidieran si no serían multados bajo las sanciones patronales de la ley de 1986.
Las personas pierden su fuente de ingreso y además entran en un proceso de inseguridad, ya que los archivos están en manos de las autoridades.
•Videgaray no está siendo efectivo en la defensoría de los mexicanos, no se atreve a levantar la voz, para cambiar los procedimientos arbitrarios que se utilizan para juzgar y deportar mexicanos, enviándolos como no los confirmo la Secretaria del Trabajo de La Ciudad de México, esposados de pies y manos durante el vuelo. Un método totalmente humillante.
LA PAJA EN OJO AGENO
Videgaray, sin ninguna autoridad moral, define a Venezuela como un país no democrático. En una conferencia en Estados Unidos el canciller mexicano habló de Venezuela y dijo que “hemos trabajado junto con otras naciones para alcanzar los suficientes votos para aplicar una resolución clara por la vía pacífica, donde se hable de un calendario electoral que se establezca, la liberación de presos políticos, además, se debe cuestionar la figura de la Asamblea Constituyente”.
•Delsi Rodríguez, canciller venezolana, calificó las declaraciones de Videgaray de infames e inmorales. Rodríguez replicó que es lamentable que el Gobierno de México agreda a pueblos latinoamericanos y “viole grave y masivamente los derechos humanos de su propio pueblo”.
Asimismo, respondió que el narcotráfico, el asesinato de periodistas y la violencia social, convierten a México en “uno de los países más peligrosos del mundo”.
ENTREGA LA SOBERANIA
•Videgaray desconoce la historia de la diplomacia mexicana y como no, si nunca ha tenido la formación académica y las formas que se aprenden en el Servicio Exterior Mexicano.
Desde Fox, México ha abandonado las formas y la independencia de su política exterior que desde 1930 se ha basado en la Doctrina Estrada, en la que se establece el derecho a la autodeterminación de los pueblos y la no intervención de sus asuntos internos.
•El texto dice así: “El gobierno de México no otorga reconocimiento porque considera que esta práctica es denigrante, ya que a más de herir la soberanía de las otras naciones, coloca a éstas en el caso de que sus asuntos interiores pueden ser calificados en cualquier sentido por otros gobiernos, quienes, de hecho, asumen una actitud de crítica al decidir favorable o desfavorablemente sobre la capacidad legal de regímenes extranjeros…
El gobierno mexicano sólo se limita a mantener o retirar, cuando lo crea procedente, a sus agentes diplomáticos, sin calificar precipitadamente, ni a posterior, el derecho de las naciones para aceptar, mantener o sustituir a sus gobiernos o autoridades”.
•Lo que queda claro es que, Videgaray no está como embajador para defender la soberanía de México, sino que, como buen neo-liberal, viene a entregar lo que le queda a México