La Prensa US BANNER HEADER 1020X150 PX (GRAPHIC DESIGN)-01.jpg

“Erotismo hombres”

Por: Alessandra P. Martínez
8 PUNTOS ERÓTICOS DEL HOMBRE
* Todo el tiempo hablamos del Punto “G” de las mujeres pero según el portal de sociales.tv, el Punto “G” masculino sigue siendo un tabú y por ello, muchos hombres no se atreven a experimentar placer a través de esa zona, ya que piensan que sólo es para las relaciones homosexuales, ¡ERROR!
•A continuación te presentamos las 8 zonas que vuelven locos a los hombres en la cama.
PUNTO “G”: Se encuentra en la próstata, una glándula del tamaño de una nuez que está bajo la vejiga masculina. Una forma fácil de acceder a ella es con la introducción del dedo (ligeramente doblado) en el ano a uno 5 centímetros de la entrada, aquí encontrarás una masa redondeada. Tócala, masajéala e imprime ritmo conforme a la excitación de tu pareja.
PUNTO “F”: Debajo del pene hay una franja estrecha de piel llamada frenillo, que posee un extraordinario potencial de placer. La postura del “perrito” o la “misionera” es ideal para lograr la máxima fricción; o bien, durante el sexo oral, mueve tus manos hacia arriba y hacia abajo en sincronía con tu boca para acariciar la zona.
PUNTO “O”: Según el sexo tántrico, frotar el cóccix de un hombre desata su energía sexual. El espacio en forma de “O” en la base de la columna vertebral está lleno de nervios que están conectados al pene, y acariciarlo puede despertar su líbido. Pon dos dedos de cada mano en este punto y traza pequeños círculos mientras besas su espina dorsal.
PUNTO “X”: La línea del centro de su trasero, junto con el pliegue donde cada glúteo se une con el muslo, más el pliegue del interior de sus muslos, forman una “X”. Esta zona es muy excitante porque abarca la zona del ano, el perineo y los testículos, sin tocarlos de forma directa.
PUNTO “C”: La oreja es una zona erótica, y el lugar más excitante es el cartílago, debido a que tiene los grupos más grandes de terminaciones nerviosas. Besa su cuello y oreja; exhala para que tu aliento tibio caliente el área. Coloca tus labios en lo alto de su oreja y deslízalos hacia abajo, luego mordisquea y chupa esta zona.
PUNTO “W”: Mueve tu dedo como una serpiente sobre su pecho, creando un camino de placer. Con la punta de tu dedo en la esquina superior de uno de sus pechos y desliza hacia abajo a lo largo del pectoral; zigzaguea al otro lado hasta formar la “W” y a la inversa.
PUNTO “8”: Coloca tus dedos debajo de su pene, donde éste se une con su escroto. Dibuja lentamente un anillo con tu dedo alrededor de la base de su pene; luego forma otro aro alrededor de su escroto; de esta manera formarás un “8”. También puedes utilizar tu lengua.
PUNTO “R”: Los testículos son muy sensitivos, pero el Rafe es la parte más sensible. Esta fina costura de piel que corre por el centro del escroto, de arriba abajo, está repleta de terminaciones nerviosas. Esta zona puede estimularse en la postura del “perrito”.
“zonas más sensibles de los hombres”
* Ir directo a las zonas erógenas de tu galán, es algo que va a elevar la intensidad de su momento pasional en segundos. Y es que ¿a quién no le hormiguea el cuerpo cuando recibe unos buenos besos en el cuello?
Prueba en tu sexy sesión de esta edición atacar directo estas zonas erógenas para que veas cómo la excitación y la fuerza de la pasión dura mucho más tiempo durante todo el encuentro.
* OÍDO
– Ataca esta zona con unos suspiros largos y dile algunas palabras elevadas de tono muy cerca de este órgano; ten cuidado de no lastimarlo, queremos que disfrute, no que sufra. Verás cómo de inmediato cierra los ojos y se empieza a dejar llevar por tu seducción.
* GLANDE
– Si bien, consentir por completo al miembro de tu galán es algo que lo enloquece, tocar esta parte de él es la más sensible. Juega un poco con el rozando ligeramente con las yemas de tus dedos y también se vale un buen oral para rematar.
* CUELLO
– Otra forma de hacerlo suspirar es convertirte en una sexy Drácula y llenarlo de besos y suspiros en toda esta zona. Lo delgado de la piel hace que se aumente mucho más la tensión y adrenalina en él para luego repartirla en todo su cuerpo.
* INGLES
– Este es un juego más completo. Comienza con acariciar sus muslos internos con tus dedos para luego darle unos cuantos besos, los cuales deben ir encaminados hasta su pene para finalizar con un jugueteo intenso de tu boca con él.
* ESPALDA
– Nada como arañarla ligeramente de arriba hacia abajo. Asegúrate de que al llegar a su espalda baja la aprietes hacia ti para darle un remate al movimiento.
“LO MEJOR PARA ÉL EN LA INTIMIDAD”
* Elevar al máximo el placer en la cama para ambos, es un básico, pero qué mejor que esta vez enfatizar aquellas que estás haciendo bien y con las que estás logrando que tu pareja alcance el clímax de una manera extraordinaria.
* Checa estos 5 trucos que debes tener presente a la hora de echar pasión y que se reflejan en los orgasmos de tu pareja.
1. PRACTICARLE SEXO ORAL
– Uno de los pre calentamientos favoritos de los hombres es el sexo oral. Prueba de ello, es que se han realizado estudios y encuestas donde ellos afirman sentir un placer extremoso, tanto que, podrían tener una eyaculación con esta práctica sin necesidad de la penetración.
2. VARIAR EN LAS POSICIONES
– Siempre es bueno experimentar en la cama. Elegir diferentes posturas permitirá que el miembro de tu galán se sorprenda con diferentes sensaciones. Eso de aplicar todas las noches las la de ‘perrito’, puede hacerse costumbre, al grado que tener un orgasmo ‘nivel bajo’.
3. HABLARLE “SUCIO”
– Si creías que esas palabras subidas de tono no eran de gran ayuda, ten por seguro que sí. El oído también es una zona erógena, y puedes excitar a tu pareja por medio de él. Sigue diciéndole esas palabras traviesas y susurrándole como lo haces. Todo esto eleva sus sentidos al máximo.
4. PRACTICAR EJERCICIOS DE KEGEL
– Si te gusta “apretar” el pene de tu pareja con tus paredes vaginales, créeme que a él le fascina aún más. Esta sensación provoca que su mejor amigo sienta más presión y el orgasmo se intensifique.
5. QUE NO TE ACOMPLEJES
– Para él, tener sexo con la luz prendida es algo sumamente placentero, pues no sólo se cautiva con tu cuerpo, además, le encanta ver cómo proyectas tu seguridad al no temerle a que él te vea desnuda.