La Prensa US BANNER HEADER 1020X150 PX (GRAPHIC DESIGN)-01.jpg

Espiar, para gobernar mal

La existencia del espionaje no es un fenómeno nuevo, nos sabemos espiados desde siempre, por la Secretaría de Gobernación de México (era antes), hoy son más instituciones las que cuentan con el equipo y los departamentos encargados; la Secretaría de la Defensa Nacional, la Procuraduría General de la República mexicana, la Secretaría de Marina, el CISEN, y otras más. No es algo nuevo.
•Con las nuevas tecnologías de la información, la inmediatez y la alta tecnología hacen más efectivo el espionaje. Sin embargo empresas multinacionales cuentan con sofisticados instrumentos que ponen al servicio de Gobiernos de países constituidos para la investigación de delincuentes.
Si los Gobiernos utilizaran la investigación de inteligencia y el espionaje para la persecución de los delitos importantes es plenamente justificado; por ejemplo con el espionaje se podría conocer y seguir a los delincuentes de cuello blanco, a los narcotraficantes y a los gobernadores y exgobernadores para ser capturados e investigados asertivamente, entonces no creo que hubiera problema para fincar las responsabilidades de los delincuentes, se haría justicia con eficacia.
•En el caso de México dicha investigación y espionaje se aplica selectivamente con fines políticos para el seguimiento y persecución de defensores de derechos humanos y periodistas, es decir, se intenta encontrar algún elemento de tipo no convencional, conductas atípicas o reprobadas moralmente.
Se emplean recursos económicos de gran valor en cientos de millones de pesos solo con fines de revancha personal y política. De lo que se trata es de abatir posibles críticos del sistema, más aún críticos del grupo en el poder.
¡SE DESTAPA LA OLLA PODRIDA!
•Ahora desde The New York Times se da a conocer que agentes del Estado Mexicano utilizan el software Pegasus de espionaje de NSO Group para espiar a Carmen Aristegui y a su hijo, el menor de edad Emilio Aristegui; a los abogados de los jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa; a Mario Patrón, director del Centro de Derechos Humanos Pro; a Juan Pardinas y esposa cuando impulsaban la Ley 3 de 3; a Carlos Loret de Mola cuando reveló las ejecuciones extrajudiciales de Tanhuato; entre otras personas.
“El sistema cibernético solo debería ser usado para combatir el crimen organizado, según The New York Times el sistema de espionaje Pegasus fue adquirido en 2011 por el gobierno de México a la empresa israelí NSO Group y el acuerdo explícito indica que no se usara contra la población civil solo para combatir terroristas, narcotraficantes y grupos criminales”. El reportaje es firmado por los reporteros Azam Ahmed y Nicole Pelroth.
•La respuesta tibia de un funcionario menor de la Presidencia de la República lo único que hace es reforzar la investigación de que es el Estado que ha puesto especial interés en vigilar puntualmente y espiar la vida íntima de periodistas críticos del sistema, defensores de derechos y activistas anticorrupción.
El Estado es el único que cuenta con los recursos millonarios para solventar esos gastos, la contratación y el mecanismo de autodefensa. Lo grave es la conducción de un Estado que es encabezado por un Presidente con muy bajos niveles de aceptación, que ha liderado una elección altamente contaminada por la corrupción e impunidad y que hoy se evidencia con un carácter fascista, antidemocrático y pervertidor de la política. Bajo el clima de violencia contra los periodistas y defensores de derechos humanos de los últimos años ésta investigación solo demuestra internacionalmente la estatura de nuestra institución presidencial.
•Evidencia una clase gobernante al margen de la ley.
Quizá de lo poco rescatable de lo anterior es la cobertura que Denise Maerker dio en su programa de noticias a la investigación de The New York Times así como a la respuesta de varias organizaciones no gubernamentales, esperemos su seguimiento.
•Mientras ocurre lo anterior en Cancún el Gobierno de Enrique Peña Nieto quiere encabezar la iniciativa de la OEA contra el Gobierno de Venezuela, ¿Con qué calidad moral?
•@raulcaraveo