La Prensa US BANNER HEADER 1020X150 PX (COMPUTER SHACK)-01.jpg

MÉXICO DEL NORTE | Columnista Invitado: Jorge Mújica Murias

TARIFAS Y TARUGOS

¿Quién perdió y quien ganó con el “acuerdo” sobre migración entre México y Estados Unidos?

A primera vista, Donald El Trompas Trump aparece como ganador por knockout en el primer round. A segunda vista, los migrantes centroamericanos parecen haber perdido por default, pero a tercera vista nadie sabe nadie supo.

En apenas una semana, El Trompas aparentemente logró que México se haga cargo del “problema” de la migración. Lo pongo entre comillas porque problema no es la migración, sino el terrible sistema gringo de inmigración que no puede respeta el proceso legal de solicitudes de asilo en su frontera. Y también lo pongo entre comillas el aparente triunfo trompista no se verá hasta noviembre de 2020, cuando las elecciones presidenciales le concedan la reelección, si es que…

Porque toda la bravuconada de imponerle tarifas a México no fué más que eso, bravuconada. Un par de días después de una jornada de reuniones para negociar el nuevo Tratado Estados Unidos-Canadá-México, el que reemplazará al TLC, a El Trompas se le ocurrió amenazar con poner un cinco por ciento de tarifas a todos los productos mexicanos. Los acuerdos comerciales, por cierto, eliminan tarifas, no las imponen. Y no las pagan los exportadores sino quienes importen productos, o sea que las tarifas las hubieran pagado los gringos, no México. Eso hubiera sido una derrota para El Trompas y para la economía gringo, especialmente las industrias alimentarias, de electrónicos y la automotriz, que dependen de productos hechos en las maquiladoras.

Por eso le brincaron encima la Cámara de Comercio gringa y un buen número de congresistas republicanos, quienes le advirtieron que una medida así no pasaría ni de la puerta si llegara al Congreso.

Como respuesta inmediata, Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores de México, rechazó lo que El Trompas buscaba, que los solicitantes de asilo se queden en México mientras esperan su proceso. “No es opción”, dijo Marcelo, pero a los tres días anunció que está bien, que no hay bronca, que se pueden quedar de aquél lado, entre otras medidas.

Ganar Perdiendo.

El Trompas rápidamente declaró que había ganado, pero no explicó por qué. Y es que explicar su “triunfo” está ca…nijo. Según el Premio Nobel de Economía Paul Krugman, Trump “se rindió fingiendo que ganó”, porque ganó “tan poco” con sus amenazas que tuvo que crear la “victoria imaginaria” de que México acordó comprar más productos gringos y controlar la inmigración.

Vamos por partes: el gobierno de México no le compra muchas cosas a Estados Unidos, sino la industria privada, y si compran más o menos el gobierno no lo puede decidir.

Luego, México pactó hacer lo que ya habían anunciado en marzo la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez, y la entonces Secretaria de Seguridad Nacional gringa, Kirstjen Nielsen, enviar 6,000 tropas de una Guardia Nacional que apenas se está formando, a la frontera sur. Y el 18 de diciembre Nielsen también anunció un Protocolo de Protección a Migrantes ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, protocolo que expande el programa para que los solicitantes de asilo se queden en México mientras sus casos se procesan en Estados Unidos. La lógica del acuerdo es que es mejor estar allá que en una celda de los centros de detención de migrantes en Estados Unidos. Y eso no es un “tercer país seguro”, como pregona El Trompas, porque México no obliga a nadie a pedir asilo primero en México si el emigrante no quiere. Y por cierto, el mentado Protocolo de Protección enfrenta una demanda legal en Estados unidos porque, argumentan los abogados en favor de los migrantes, “le impide a los migrantes tener representación legal adecuada”, lo cual viola la Constitución.

En pocas palabras, la pelea va así: Primer Round, El Trompas pierde porque promete hacer una barda pagada por México y hasta la fecha no sucede; Segundo Round, El Trompas amenaza con cerrar la frontera y luego se echa para atrás; Tercer Round, el Trompas amenaza con imponer tarifas y proclama victoria pero sale en camilla; dice que “las tarifas no están canceladas, solo suspendidas”, pero cuando se firme el nuevo TLC, el USMCA, no podrá imponer ninguna tarifa.

Para mí, perdió El Trompas y ganaron los migrantes. No hay nada que diga que México será la “tercera frontera” para frenar la inmigración, con todo y Guardia Nacional. Se procesarán más rápidamente visas humanitarias y de tránsito, y México deportará a los extranjeros que no la soliciten, pero eso no es novedad ni cambia nada. La “Declaración Conjunta México Estados Unidos” especifica que se reforzarán “las acciones para asegurar el cumplimiento de la Ley en México”, incrementando “su esfuerzo de aplicación de la ley mexicana” y punto. Esa Ley no impide que se transite legalmente por México para pedir asilo en Estados Unidos.