La Prensa US BANNER HEADER 1020X150 PX (COMPUTER SHACK)-01.jpg

¿QUÉ SON LAS FANTASÍAS SEXUALES?

La fantasía sexual o erótica es un patrón deliberado de ideas (una recreación o representación mental). El objetivo es crear o mejorar sentimientos sexuales. Se basan en imágenes mentales que un individuo considera eróticas.

¿Quién no se ha excitado alguna vez imaginando escenas, imágenes, situaciones potencialmente eróticas aunque cuya permisividad pueda ser moral y socialmente cuestionada?

Son imágenes relacionadas con la erótica de los sentidos, con lo prohibido. No las confesaríamos la mayoría de las veces y tienen un componente altamente excitante.

Las fantasías pueden usarse dentro de la erótica de la pareja para alcanzar un mayor grado de excitación durante la relación sexual.

Falsos Mitos acerca de la fantasía sexual

Es bastante frecuente todavía hoy en día, y mucho más entre el sector femenino, sentir vergüenza o culpa por tener fantasías sexuales. Incluso hay quien todavía piensa que tener fantasías sexuales es cometer infidelidad.  También es común pensar que si nuestra pareja desarrolla fantasías sexuales, se debe a que no fomentamos bien su deseo sexual.

A su vez, no por el hecho de elaborar fantasías sexuales, significa que estemos insatisfechos con nuestra sexualidad. No es una causa- consecuencia. De hecho, las fantasías sexuales son un aspecto que se trabaja dentro de la terapia sexual para fomentar la salud sexual, sobretodo en aquellos casos en los que existe bajo deseo sexual.

Estos pensamientos sexuales manifiestan deseos internos, aunque también es común tener fantasías que no se deseen llevar a cabo realmente. El hecho de que estas fantasías se encuentren en nuestra imaginación, puede significar que en caso de llevarse a la práctica éstas podrían perder el efecto estimulante que tenían. En la vida real la fantasía sexual podría ser algo muy difícil de concretar o quizás hasta imposible de realizar. De hecho, algunos podrían encontrar que sus fantasías son inaceptables según su criterio, en caso de plasmarlas en la vida real.

El órgano sexual más potente es nuestro cerebro.

La formas y propósitos de una fantasía sexual puede ser desde largos relatos mentales hasta rápidos destellos de imágenes sexuales.

Sus efectos van desde  la simple excitación sexual hasta el orgasmo. Cada persona tiene su fantasía sexual, por lo tanto hay muchas y muy diversas. Sin embargo muchos hombres coinciden en algunas de sus fantasías sexuales suelen centrase en el control de la situación y en la capacidad sexual.

Las más frecuentes son:

Practicar sexo con una pareja distinta a la propia.

Tener relaciones dentro de un grupo (orgía).

Mantener relaciones sexuales con otros hombres. (Homosexualidad)

Tener relaciones sexuales con parejas anteriores.

Hacer el amor en un lugar distinto al acostumbrado.

Muchas fantasías sexuales femeninas son similares a las masculinas, aunque se caracterizan por ser de mayor duración  y suelen centrarse en relaciones sentimentales. Las más frecuentes son:

  • Imaginarse mantener relaciones sexuales con otro hombre distinto a su pareja habitual.
  • Pensar que está siendo objeto de una violación, ya sea con un hombre o más de uno.
  • Tener relaciones sexuales con otras mujeres. (Lesbianismo)
  • Rememorar otras experiencias sexuales mantenidas en el pasado.
  • Mantener una relación en la que se incluyan escenas violentas como el sadismo o masoquismo, siendo ella la que domina a un hombre sumiso que la consiente y satisface o bien es la que debe obedecer y satisfacer los deseos de otra persona dominante.