La Prensa US BANNER HEADER 1020X150 PX (COMPUTER SHACK)-01.jpg

Destino común entredicho movilidad humana

El entendimiento para hacer los movimientos laborales de común acuerdo entre ambos países (México y Estados Unidos) empezó en los tiempos de don Porfirio Díaz. Luego, en la Segunda Guerra Mundial se firmó el llamado Programa Bracero, vigente de 1942 a 1964, por el cual millones de mexicanos fueron a los campos del norte y muchos de ellos decidieron establecerse allá.
•Con Díaz Ordaz, Echeverría y López Portillo hubo algunos intentos de firmar un programa de trabajadores temporales, pero siempre Estados Unidos lo condicionaba a que se le concediera un acceso preferente al petróleo mexicano.
En las negociaciones del Tratado de Libre Comercio, el presidente Salinas dijo que quería “exportar productos, no gente”. Fox impulsó una iniciativa liderada por su canciller, Jorge Castañeda, para alcanzar un entendimiento que pusiera orden y legalidad a la migración entre los dos países.
•Los atentados del 11 de septiembre de 2001 dieron al traste con ese intento y desde entonces Estados Unidos discute el tema como un asunto doméstico, sin considerar que México y millones de mexicanos son parte de este asunto y sus políticas los afectan de manera directa.
LA ERA TRUMP
Hoy, Trump retoma este tema con un ánimo racista y agresivo que ha quedado documentado de manera extensiva por todos los medios. Estigmatiza a los migrantes mexicanos, a la frontera común y hace del tema uno de los pilares para lograr el apoyo de su base electoral. Hoy, como nunca, la retórica antiinmigrante de la que se ocupa la Casa Blanca ha provocado más daño y que se infrinjan más injusticias a nuestros paisanos.
•Por ello, el informe adquiere relevancia y oportunidad. Es una contribución con un enfoque pragmático, técnico, que delimita las responsabilidades que cada país debería asumir, propone mecanismos bilaterales concretos de coordinación y comunicación para administrar futuros flujos temporales, de manera que ambas partes —empleadores y trabajadores— salgan ganando.
Busca la coordinación bilateral en contraste con la formulación unilateral de medidas que nuestros vecinos nos quieren imponer, en un tema que por su esencia compete a las dos naciones. En las leyes migratorias vigentes en ese país se prevé el otorgamiento de visas temporales para trabajadores agrícolas y de otros sectores no calificados.
•Hoy, cerca de 150 mil de esas visas se otorgan a mexicanos, sin conocimiento por parte de las autoridades mexicanas. ¿Se sabe si son reclutados por enganchadores inescrupulosos que los engañan y les cobran dinero sin razón? ¿Se respeta en sus condiciones de trabajo lo que marca la Constitución, la Ley Federal del Trabajo? ¿Los empleadores cumplen lo que les ofrecieron? ¿Se notifica a los consulados mexicanos de su llegada para que brinden la protección y asesoría pertinente?
La declaración hecha en Hannover por el canciller Luis Videgaray, en el sentido de que México tiene interés en alcanzar un acuerdo para trabajadores agrícolas temporales, pudiera ser el primer paso para iniciar una negociación con Trump y su equipo, y para que empiecen a entender que a Norteamérica no sólo le debe importar el comercio de bienes y servicios, sino el enorme valor de su gente, en el destino común que comparten.