La Prensa US BANNER HEADER 1020X150 PX (GRAPHIC DESIGN)-01.jpg

LOS VENEZOLANOS MIGRAN DE BANDERA

A riesgo de desperdiciar una trayectoria en el beisbol profesional, los venezolanos competirán por Perú

Atrás quedaron los suyos, Venezuela y el beisbol. Jesús no ha vuelto porque la debacle no termina, pero logró renacer para el deporte con otra bandera, la de un país que paradójicamente no bateaba.

Veintiún años. Lanzador derecho. País por el que compite en los Juegos Panamericanos de Lima 2019: Perú. Jesús, para no morir como beisbolista, se hizo peruano.

Como ocurre con atletas de Cuba, los venezolanos comienzan a migrar de bandera, forzados por la peor crisis económica y política en tiempos modernos.

“Vine acá a trabajar para poder ayudar a mi familia. ¿Beisbol? Yo vine con otra mentalidad: trabajar, trabajar y trabajar”, dice Jesús.

Cinco meses después de arribar y emplearse como empaquetador en una panificadora, este lanzador nacido en Acarigua (Oeste de Venezuela) vio por casualidad gente jugando pelota. No dudó.

“Empecé a entrenar en el Club AELU (Asociacón Estadio La Unión). Me vio un equipo y me preguntaron si quería jugar con ellos. Les dije que sí y entonces trabajaba entre semana y jugaba los fines de semana”, relató este aficionado del ligamayorista venezolano Félix Hernández en la Villa Panamericana, acompañado por uno de sus compañeros.

Durante un juego, “el mánager de la Selección peruana me vio. Me dijo: ¿eres peruano? Le respondí: sí, soy nacionalizado. Así empecé y ahora estoy aquí representando al Perú”. Y en estos tiempos los migrantes se van juntando por el camino. Jesús y José, en la Selección de beisbol peruana, tienen como mánager a Kenny Rodríguez, un cubano de 34 años.