La Prensa US BANNER HEADER 1020X150 PX (COMPUTER SHACK)-01.jpg

Conozca la exigentes rutinas de los luchadores de sumo

El sumo es un tipo de lucha libre donde los contrincantes se enfrentan dentro de un espacio circular. El objetivo de este combate consiste en no tocar con ninguna parte del cuerpo, además de los pies, el suelo. Sin embargo, esta tradición sintoísta japonesa depende de una alta exigencia tanto mental como física. La distracción y recreación dentro del campo de entrenamiento está prohibida, de manera que deben someterse a todas las indicaciones que el maestro ordena.
•Usualmente son exluchadores de sumo y a manera de castigo los azotan con cachetadas o con palos. Los competidores deben tomar al menos tres horas de entrenamiento en la mañana. Tiempo en el que está prohibido tocar el suelo con alguna parte de su cuerpo, excepto por sus pies.
El objetivo principal es hacer caer al atacante. Además, luego de cada entrenamiento comen sardinas fritas, arroz, cerdo y el chanko nave, una comida particularmente diseñada para las necesidades de los sumos, ya que contiene carne de ternera, algas kombu, caldo de pollo, tofu, arroz, todo tipo de pescado en trozos y cerveza como acompañamiento. Gracias a esta alimentación, los luchadores alcanzan un cuerpo con gran volumen. Además, tienen como costumbre dormir un par de horas luego de comer para aumentar rápidamente de peso, lo cual les permitirá tener más fuerza en su cuerpo para enfrentarse contra el atacante. Como si fuera poco, la siesta no es suficiente, ya que se ayudan con máscaras de oxígeno para poder respirar durante el tiempo de descanso.
•En promedio un joven que comienza en este deporte pesa aproximadamente 75 kilos. Los luchadores de sumo no pueden ingerir ningún tipo de alimento hasta el mediodía, con el fin de relentizar su metabolismo. La mayoría de participantes comienzan su formación desde los 15 años, son reclutados y deben someterse a extenuantes rutinas de ejercicio para mejorar su condición física, aumentar de peso y garantizar un buen rendimiento en el terreno.
Así, aumenta su posición dentro del grupo para tener privilegios al momento de comer. Los competidores buscan ser los mejores a través del peso. Tal es el caso del exjugador de sumo Konishiki, quien a sus 45 años llegó a pesar más de 300 kilos.