La Prensa US BANNER HEADER 1020X150 PX (COMPUTER SHACK)-01.jpg

SPACE X ENVÍA LA CÁPSULA ‘DRAGON’ CON SUMINISTROS PARA LA ESTACIÓN ESPACIAL

Despegue en Cabo Cañaveral (Florida, EE UU) del cohete de SpaceX ‘Falcon 9’, con la cápsula ‘Dragon’ rumbo a la Estación Espacial Internacional. SpaceX / YouTube La compañía privada SpaceX envío este jueves desde Cabo Cañaveral (Florida, EE UU) la cápsula Dragon, con más de 2.200 kilos de carga y suministros para la Estación Espacial Internacional (EEI). Sobre las 06.01 de la tarde, hora local (22.00 GMT), el cohete Falcon 9 despegó desde la plataforma del complejo 40 de la Estación de la Fuerza Aérea floridana con la cápsula a bordo, que contiene suministros y “materiales críticos” para más de 250 investigaciones que se realizan en la estación espacial, según SpaceX. La que es la décimo octava misión para el abastecimiento de la EEI desde 2016, cuando la NASA y la firma liderada por Elon Musk suscribieron un contrato para ese fin y que está vigente hasta 2024, logró además recuperar la primera etapa del cohete Falcon 9, la cual aterrizó con éxito en una plataforma de Cabo Cañaveral.

Tras despegarse de la segunda etapa del Falcon 9, la cápsula Dragon desplegó sus paneles solares para continuar por su cuenta su viaje hasta la EEI, a la que se prevé llegue la mañana del sábado, según horario del este estadounidense, cuando el llamado “laboratorio orbital” se encuentre sobre el sureste de Rusia.

Dragon será adjuntada a la EEI a través de un brazo robótico de casi 18 metros y, tras permanecer en la estación por espacio de unas cuatro semanas, emprenderá el viaje de vuelta con casi 1.500 kilos de carga. Se prevé que la cápsula, que ya fue usada en misiones similares en abril de 2015 y diciembre de 2017, aterrice en el Océano Pacífico, frente a las costas de Baja California (México). El lanzamiento de este jueves se produce casi 24 horas después de que se postergara una primera tentativa que debió ser suspendida debido al mal tiempo. La compañía privada SpaceX cumplió con éxito en marzo pasado la llamada Demo Mission-1 (DM-1), un “vuelo de prueba sin tripulación a bordo” que tuvo como objetivo demostrar la capacidad de la firma para viajar de forma “segura y fiable hacia y desde la EEI”, como parte del programa de tripulación comercial de la NASA.