La Prensa US BANNER HEADER 1020X150 PX (COMPUTER SHACK)-01.jpg

Cosas que las mujeres quieren en el sexo oral, pero les da vergüenza pedir

Por: Alessandra P. Martínez
¿Sabías que existe una forma de tener sexo oral sin usar netamente la boca? Pensarás que eso es imposible; sin embargo, cuando se trata de la técnica denominada “pompoir”, es posible realizar sexo oral sin la necesidad de que interfieran los labios, los dientes y la lengua; sino el músculo pubocoxígeo que se encuentra dentro la vagina; mismo que sirve para estimular al pene, tal cual lo haría la boca.
•Esta práctica consiste en hacer movimientos similares a los que se logran con los labios y la lengua, pero con la vagina. Esta práctica con la que pocos están familiarizados es muy placentera y no es tan difícil como parece. Todo consiste en que la chica se monte sobre él y más que moverse o enfocarse en el vaivén de la cadera, concentrarse en apretar y soltar con los músculos dentro de la vagina. La pareja deberá mantenerse quieto, mientras que la vagina y su lubricación trabajan al 100. Entonces, una vez con el pene adentro, ella “succionará”, apretará y masajeará el miembro con sus músculos internos; se trata de que el falo sienta la misma presión, las caricias y la succión que experimenta con el sexo oral.
Esta práctica no es una técnica machista ni sexista; de hecho, las mujeres son capaces de llegar al orgasmo de tres maneras distintas: por el clítoris, la vagina y el útero. Sin embargo, casi en todas las culturas las mujeres son las que proveen de placer a los chicos, ¿por qué? Tal vez esto se deba a que las mujeres no se atreven a pedir lo que en realidad esperan de su pareja durante el sexo.
Aunque ellos cuestionan qué les gusta, cómo les gustaría y en qué momento, la construcción social las vuelve tímidas y las hace sentir limitadas. En la práctica del sexo oral las mujeres suelen esconder algunos detalles que, con el afán de no herir la sensibilidad de su pareja o por simple vergüenza, no dicen y así todo termina en una serie de tropiezos y monotonía. Por ello, nos dimos a la tarea de investigar qué es lo que ellas quieren y no dicen al momento del jugueteo oral.
1-USAR LA LENGUA CORRECTAMENTE
– Entre más natural se mueva mucho mejor; déjenla suelta, entre más suave, mayor relajación y por lo tanto más salivación. De vez en cuando está bien endurecerla un poco, pero la mayoría prefiere que ésta apenas acaricie toda el área.
2- SABER CUÁNDO PARAR
– Llega un punto en el que la excitación se termina y es importante identificar ese momento en el que ella ya no es tan efusiva; pues significa que es momento de cambiar de técnica, o bien, de parar el acto.
3- COMBINAR VARIAS TÉCNICAS
– No todo es la lengua: hay que usar de pronto los dedos o acariciar al mismo tiempo que se “lame”. Pueden intercalar diversas técnicas o estimular con juguetes especiales.
4- NO ES PORNO
– La actuación en cuanto al sexo oral puede ser una de las formas más desagradables de comenzar. No todo es tan placentero haciéndolo de manera ruda, intensa o grotesca como se ve en el porno; para todo hay momentos y formas.
5- “ASÍ” NO SIGNIFICA “MÁS DURO” O “RÁPIDO”
– Si ella dice que así le gusta es porque él está haciendo las cosas bien. No quiere decir que aumente la velocidad o la rudeza del asunto. No lo empeores o lo hagas difícil, escúchala y déjala guiarte.
6- NO EXAGERAR AL ESTIMULAR EL CLÍTORIS
– Esta zona es muy sensible y no sólo al placer, sino al dolor y otras sensaciones. No pasen la lengua desesperadamente ni estimulen manualmente con brusquedad y rapidez. La zona es tan sensible que a veces más que provocar un momento placentero, terminarán ganando una sesión de quejas por el daño causado.
7- ENTENDER CUANDO YA ES SUFICIENTE
– A veces, en el afán de seguir, los chicos ignoran un poco la petición de ellas enfocándose en su propio placer. Detenerse y subir a otras partes del cuerpo puede ser la mejor alternativa cuando una mujer ha dicho que fue suficiente.