La Prensa US BANNER HEADER 1020X150 PX (COMPUTER SHACK)-01.jpg

CONGRESISTA DE EE.UU. RECHAZA LAS REDADAS Y DICE QUE VIOLAN LA DIGNIDAD DE LOS MIGRANTES

Las redadas de migrantes en Estados Unidos ordenadas por el presidente Donald Trump violan la dignidad y el valor de estas personas, aseguró este viernes en El Salvador la presidenta de la Cámara de Representantes del Congreso estadounidense, Nancy Pelosi.

“Las redadas no respetan la dignidad y el valor de las personas. Necesitamos una reforma integral de migración que garantice el derechos a los migrantes”, dijo Pelosi conferencia de prensa.

Pelosi encabeza una delegación de 12 congresistas estadounidenses que visitaron Guatemala, El Salvador y que luego irán a Honduras para conocer los programas que se implementan en dichas naciones para detener la migración ilegal.

La congresista señaló que luego de la visita a estos países, que integran el llamado Triángulo Norte de Centroamérica, se dirigirán a McAllen (Texas) para “ver las condiciones bajo las cuales las personas están siendo tratados los migrantes”.

“La separación de la familia es completamente inaceptable (..) vamos a ir (a McAllen) para asegurarnos que se estén respetando la dignidad y el valor de cada persona y que se estén honrando nuestros propios valores como país”, añadió.

Las autoridades migratorias de Estados Unidos informaron el miércoles de la detención de 680 indocumentados en siete procesadoras de alimentos del estado de Misisipi, en lo que supone la mayor redada de este tipo en al menos una década.

Los inmigrantes que fueron detenidos pasaron a custodia del Servicio de Inmigración (ICE), que decidirá si los encierra en un centro de detención hasta que sean deportados a sus países de origen o si, por el contrario, los pone en libertad mientras las cortes deciden si pueden quedarse o no en el país.

En el Gobierno de Donald Trump han incrementado las detenciones de migrantes en sus lugares de trabajo. En el año fiscal 2018, el Servicio de Inmigración inició 6.848 investigaciones sobre ese tema, lo que supone un incremento de más del 300 % con respecto al periodo anterior, cuando hubo 1.691 investigaciones.

En julio, Trump anticipó que su Gobierno iba a iniciar redadas masivas para deportar a “miles” de indocumentados.

Según medios locales, la medida, que puso en alerta a las organizaciones de inmigrantes, estaba dirigida contra unos 2.000 inmigrantes que ya habían recibido órdenes de deportación y que, en algunos casos, no se presentaron a las audiencias en los tribunales de inmigración.

La operación se preveía que ocurriría en ciudades como Nueva York, Miami (Florida), Houston (Texas), Los Ángeles y San Francisco (California), Chicago (Illinois), Atlanta (Georgia), Baltimore (Maryland) y Denver (Colorado).