La Prensa US BANNER HEADER 1020X150 PX (GRAPHIC DESIGN)-01.jpg

Lo que el color de tu orina dice sobre tu salud

Por: Alessandra P. Martínez.
La paruresis es la incapacidad de orinar cuando hay personas cerca. Este síndrome, también conocido como “vejiga tímida”, es más común de lo que se cree. Los pacientes que más sufren con este padecimiento son los hombres, pues tienen que hacer al lado de otros a menudo. Si el problema no se atiende puede ocasionar serios problemas de salud.
Orinar no es sólo un acto necesario en nuestro día a día, sino que gracias a este líquido residual podemos aprender sobre el estado interno de nuestro cuerpo, si algo anda mal o si tenemos que alarmarnos por nuestra salud. A continuación, los colores de la orina y qué dicen sobre la salud:
Transparente
Si la orina es demasiado clara; es decir, si no tiene ningún pigmento, puede ser una señal de sobrehidratación. Si bien beber agua es fundamental, no es recomendable tomar demasiada, pues puedes sufrir incluso una intoxicación. El presentar una orina completamente libre de pigmento no es necesariamente una señal de alarma, pero no es lo más recomendable.
Amarillo
Si la orina es de color amarillo pálido, es señal de que estás bien hidratado; si es amarillo claro, puedes estar tranquilo, tu orina es normal. Sin embargo, si es amarillo oscuro, debes beber más agua porque podrías estar deshidratado. No obstante, la pigmentación amarilla —de baja o alta tonalidad— es relativamente normal. No hay razón para temer.
Naranja o rojiza
Si es anaranjada, podrías estar sufriendo una infección hepatobiliar o estás demasiado deshidratado. No es una señal de alarma como tal, pero debes prestar atención. En cambio, si es roja y no has comido nada de ese color — como col morada, arándanos o algo con colorantes artificiales— puede que en tu orina haya un poco de sangre. Quizá se deba a alguna infección o enfermedad renal. Debes hacerte un chequeo para descartar algo más grave. Puede ser una señal de alarma.
Marrón
Puedes estar pasando por una severa deshidratación. Sin embargo, debes poner mucha atención si en tu orina hay algún resto de materia fecal. Esto significaría que hay serios problemas con tus intestinos y debes ir al médico antes de que se complique aún más.
Azul o verde
No es necesariamente signo de que algo anda mal con la salud, puede ser por algún alimento de ese color que ingeriste previamente. Incluso, si has estado tomando medicinas, tu orina puede resultar verdosa. Sin embargo, si este no es el caso, podría ser resultado de una infección o un síntoma de un padecimiento más grave. Debes ir inmediatamente al doctor.
Blanca
Si tu orina no es traslúcida sino turbia o notas que hay pequeñas partículas de este color, es muy probable que sufras una infección bacteriana. Aunque ése es el motivo más recurrente, puede que se trate de alguna enfermedad en los riñones que es necesario atender.
Antes de tener el reflejo de ir al baño, la vejiga retiene de 250 a 300 centímetros cúbicos de líquido. De no expulsarlo, esta cantidad puede aumentar hasta contener 3 litros. Es entonces cuando ésta comienza a inflarse y son los músculos de la pelvis, encargados del control de la salida de orina, los que nos ayudan a “desahogar” nuestro interior.
Según la ciencia, aguantarse las ganas de orinar no es por sí mismo algo perjudicial, sin embargo, si esta conducta se practica a menudo se corre el riesgo de una infección. Es necesario poner atención a todos los posibles síntomas que se presentan a lo largo del día para saber si algo anda mal con nuestro cuerpo. Revisar nuestra orina nos ayuda a eso. Visitar al médico cuando tenemos duda es nuestra responsabilidad.