La Prensa US BANNER HEADER 1020X150 PX (GRAPHIC DESIGN)-01.jpg

VIOLENCIA EN CULIACÁN: LOS MOTIVOS DE AMLO PARA DEFENDER LA LIBERACIÓN DEL HIJO DE “EL CHAPO” (Y LAS DURAS CRÍTICAS QUE RECIBIÓ)

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, respaldó este viernes la decisión de su gabinete de seguridad de dejar en libertad a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, tras el sangriento enfrentamiento que se registró con la policía en Culiacán, Sinaloa.

Las autoridades confirmaron este viernes que los enfrentamientos dejaron al menos 8 muertos, 16 heridos y 49 reos fugados.

“No puede valer más la captura de un delincuente que la vida de las personas y Estaban en riesgo muchos seres humanos”, “, dijo López Obrador en su rueda de prensa diaria.

Su postura y la actuación gubernamental en el suceso en Culiacán generó una gran polémica en el país, reflejada en la prensa y en las redes sociales, que se inundaron con mensajes en contra el gobierno.

Según la versión oficial, Ovidio Guzmán estuvo brevemente en manos de elementos de la policía y el Ejército en la ciudad de Culiacán. Lo dejaron libertad luego del asedio de comando armados y de diversos ataques que se produjeron en la capital del estado de Sinaloa.

El hijo de “El Chapo” Guzmán había sido detenido para cumplir una orden de aprehensión girada por un juez como parte de un proceso para extraditarlo a Estados Unidos.

Sin embargo, tras la captura “hubo una reacción muy violenta, se puso en riesgo la vida de muchas personas”. En ese marco se tomó la decisión de liberar a Ovidio Guzmán.

López Obrador consideró que lo ocurrido no afecta la imagen de su gobierno ni tampoco envía una señal de debilidad.

“No se puede apagar el fuego con el fuego” insistió. “No queremos muertos, no queremos la guerra” como hicieron otros gobiernos, señaló.

“La estrategia anterior convirtió al país en un cementerio”, dijo AMLO, en referencia a los gobiernos de los expresidentes Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2012), en los que se estiman más de 250.000 muertos y más de 40.000 desaparecidos por la llamada guerra contra el narcotráfico, recogió la agencia EFE.

Cómo fue la operación

En una conferencia de prensa en Culiacán, el secretario de Defensa, Luis Crescencio Sandoval, reconoció que la operación para capturar a Ovidio Guzmán “fue precipitada”.

Los elementos de la Guardia Nacional llegaron a la casa donde se encontraba el hijo de “El Chapo” Guzmán para cumplir una orden de aprehensión.

Tomaron el control de la vivienda, dijo, pero no esperaron a que llegara el documento para capturarlo. Esto retrasó su salida de la casa y dio tiempo a que llegara un grupo para rescatarlo.

“Formalmente no hubo una detención”, reconoció el secretario, porque no se cumplieron los requisitos legales para ello.

En la conferencia los funcionarios reconocieron que varios soldados fueron tomados como rehenes por el Cartel de Sinaloa.

Fueron liberados cuando los militares que custodiaban a Ovidio Guzmán lo dejaron ir.

También hubo ataques a un cuartel militar en Culiacán, así como agresiones con armas de alto calibre a un helicóptero militar.

En algún momento, el Gabinete de Seguridad recibió informes de que la situación empeoraba en Culiacán, y por eso decidieron cancelar la operación.

“Un Estado doblegado”

La decisión de las autoridades, no obstante, no fue bien acogida.

“Es una derrota al país (…) Los hechos de este jueves en Culiacán pintan un cuadro dramático, el Estado mexicano doblegado antes los criminales”, escribió el periodista Carlos Loret de Mola, en el diario El Universal, de México.

Por su parte, el analista político Jorge Fernández Menéndez, aseguró que lo que se vio el jueves “fue una rendición”.

“Hay que decir las palabras correctas. Por las razones que sea, se podrá justificar o no, hubo una acción del Estado, hubo una reacción de los grupos criminales y las fuerzas del Estado se rindieron. Entregaron a la persona que tenían detenida para evitar hechos de violencia”, escribió en el diario Excelsior de México.

La controversia también se vio reflejada en redes sociales, bajo las etiquetas #AMLOEstamosContigo, #AMLORenuncia y #EstadoFallido.

Críticos del gobierno recordaron que en 2015, cuando “El Chapo” se escapó de una cárcel mexicana, AMLO dijo en un tuit que si no renunciaba el gabinete de seguridad del entonces presidente Enrique Peña Nieto quedaría la duda de su hubo complicidad por parte del gobierno.