La Prensa US BANNER HEADER 1020X150 PX (COMPUTER SHACK)-01.jpg

Demoledor paso de Irma en Florida donde millones de personas se quedaron sin energía

»El huracán Irma finalmente se debilitó el pasado martes a tormenta post-tropical luego de su devastador paso por Florida y mostrarse como uno de los ciclones más poderosos jamás registrados en el Atlántico.

Residentes de Florida comenzaron a regresar a sus hogares el pasado lunes a medida que Irma, dejaba de ser un potente huracán y pasaba a depresión tropical, mientras continuaba su camino tierra adentro, inundando varias ciudades en el noreste del estado mientras millones seguían sin electricidad. Irma ya es uno de los huracanes más potentes de los que se tiene registro en el Atlántico.
Irma golpeó Florida tras un paso devastador por el Caribe como un huracán de Categoría 5, el más potente en la escala Saffir-Simpson. En total, dejó 38 muertos, entre ellos 10 en Cuba, que el fin de semana fue azotada por fuertes vientos y olas de 11 metros.
El huracán cobró su primera víctima fatal en Estados Unidos el domingo, un hombre que fue hallado muerto dentro de su camioneta que se estrelló contra un árbol durante el paso de la tormenta por los Cayos de Florida.
Los fuertes vientos derribaron líneas eléctricas y dejaron a 7,4 millones de hogares y comercios en Florida, Georgia, Carolina del Sur y Alabama sin energía, dijeron funcionarios y empresas, que estimaron que tomará semanas reparar los daños.
Ciudades del noreste de Florida, incluyendo Jacksonville, se hallaban inundadas, mientras las autoridades trataban de socorrer a residentes que estaban con el agua hasta la cintura.
“Quédense dentro y suban. No salgan”, advirtió el sitio en internet de Jacksonville. “Hay inundaciones en toda la ciudad y se anticipan más lluvias”.
El Presidente Donald Trump, comprometió una ayuda total para responder a la emergencia por Irma y dijo que se mantendrá el apoyo para las víctimas del huracán Harvey, que castigó la semana pasada a Texas.
“Estas son tormentas de severidad catastrófica y estamos disponiendo de todos los recursos del gobierno federal para ayudar a nuestros compatriotas estadounidenses”, dijo Trump.
Miami, la mayor ciudad de Florida, también sufrió daños pero parecía haberse librado de lo peor. La policía cerró todas las vías hacia Miami Beach.
Unos 6,5 millones de personas, alrededor de un tercio de la población del estado, habían sido conminadas a evacuar el sur de Florida. Cerca de 200.000 se refugiaron en albergues durante la tormenta, según cifras oficiales.
La compañía de modelos de riesgo catastróficos AIR Worldwide calculó que la pérdida estimada en Estados Unidos por Irma estaría en un rango entre 20.000 millones de dólares y 40.000 millones de dólares.
El Aeropuerto Internacional de Miami, uno de los de mayor actividad del país, paralizó los vuelos y unos 3.582 recorridos fueron cancelados el pasado lunes por la tormenta.
Los récords de Irma
El huracán Irma ha superado varios récords que marcan su devastador poder. Uno de las marcas más importantes fue su potencia, ya que sus vientos alcanzaron los 300 kilómetros por hora, la mayor cifra registrada en el Atlántico abierto.
Cumplió además 37 horas con vientos sostenidos de, al menos, 180 millas por hora (290 km/h), según los reporte del Servicio Nacional de Huracanes, un récord de la era satelital (a partir de 1966). El récord anterior lo ostentaba el tifón Haiyan, que azotó a Filipinas en 2013, con vientos sostenidos de 290 km/h durante 24 horas. El Servicio Meteorológico francés presentó a Irma como el ciclón de categoría 5 más duradero jamás registrado, al mantenerse en tal nivel por tres días.
Irma fue la tormenta más fuerte en la historia en golpear las Islas de Barlovento. Por su parte, Cuba, que suele sufrir peligrosos huracanes, no había sufrido uno de categoría 5 desde 1932. Fue en esta isla donde Irma perdió fuerza, haciendo que el efecto en Florida no fuese tan devastador como indicaban los pronósticos. El fenómeno generó la segunda mayor Energía Ciclónica Acumulada de la historia registrada, una medida que combina fuerza y duración.
Se calcula que Irma entrará en el top 5 de los huracanes con mayores gastos de reparación de la historia de Estados Unidos, por detrás de Katrina (2005), Sandy (2012) y el reciente Harvey y a la par de Andrew (1992) y Wilma (2005).