La Prensa US BANNER HEADER 1020X150 PX (COMPUTER SHACK)-01.jpg

Alimentos que creías que eran frutos secos pero realmente no lo son

Los frutos secos son alimentos ricos en ácidos grasos saludables, proteínas y fibra que aportan saciedad a nuestro organismo y suponen un factor de protección contra la obesidad.

No, los frutos secos no engordan

Los frutos secos están en tu vida y en la mía desde que el mundo es mundo. Los pistachos, las nueces, las almendras o las avellanas son alimentos ricos en ácidos grasos saludables, proteínas y fibra. De esta forma, aunque tienen un elevada cantidad de calorías, a menudo son utilizados en dietas de adelgazamiento ya que son un factor de protección contra la obesidad (siempre que se consuman crudos o tostados).

En realidad, no todos los frutos secos que encontramos en los clásicos cócteles que podemos comprar en el supermercado son realmente frutos secos. Existen algunos alimentos que tienen un perfil nutricional similar al de los frutos secos y han sido considerados como tal. En cambio, otros han sido metidos dentro de esta categoría alimentaria sin que pertenezcan a ella y sin que el perfil nutricional siquiera se asemeje al del resto de frutos secos.

Cacahuetes

“El cacahuete o maní es la semilla comestible de la planta leguminosa Arachis hypogaea, perteneciente a la familia de las fabáceas, cuyos frutos de tipo legumbre contienen semillas apreciadas en gastronomía”, explica la organización.

Sin embargo, aunque estemos ante una legumbre, el perfil nutricional del cacahuete sí es el de un fruto seco: un alimento rico en ácidos grasos monoinsaturados, proteínas y fibra, que aporta una gran saciedad y que nos protege contra el sobrepeso. “Casi el 50% de su grasa es monoinsaturada, y el 29% poliinsaturada, siendo esta última -mayoritariamente- de la serie omega-6. Al aporte significativo de proteína (un 27%), se le suma el de fibra -también en cantidades considerables”.

Quicos

Pese a que muchos cócteles los incluyen, los ‘quicos’ no son frutos secos. Se trata de maíz tostado, y el maíz es un cereal, por lo que se trata de un alimento que es especialmente rico en hidratos de carbono complejos y simples. Conviene señalar que el procesamiento al que habitualmente son sometidos los quicos, utilizando aceites vegetales de baja calidad y un gran contenido en sal y otros ingredientes como el glutamato monosódico hacen de este falso fruto seco una opción poco recomendable.