La Prensa US BANNER HEADER 1020X150 PX (GRAPHIC DESIGN)-01.jpg

Días para reflexionar y pensar el mundo que queremos

La semana pasada informábamos que la Junta de Comisionados del Condado de Cook derogó el impuesto a las bebidas azucaradas que será suprimido completamente a partir del 1º de Diciembre. Sin duda es una noticia importante para la economía familiar dado que todo ahorro que se haga siempre es bienvenido para mejorar nuestra vida diaria. Ahora corresponde a los padres y madres cuidar la salud de sus hijos y de su grupo familiar dosificando el consumo de estas bebidas para reducir el riesgo de sobrepeso y obesidad.
La Organización Mundial de la Salud ha informado reiteradamente que los niños obesos o con sobrepeso tienen un mayor riesgo de padecer problemas de salud graves, como diabetes de tipo 2, hipertensión arterial, asma y otros problemas respiratorios, trastornos del sueño y hepatopatías. Asimismo, pueden sufrir efectos psicológicos, como baja autoestima, depresión y aislamiento social. La obesidad infantil también aumenta el riesgo de obesidad, enfermedades no transmisibles, muerte prematura y discapacidad en la edad adulta.
En muchas partes del mundo hay un elevado consumo de bebidas azucaradas, hecho indicativo de una dieta de poca calidad, dado que las bebidas azucaradas contienen azúcares, como sacarosa o fructosa (es decir, azúcares libres, entre los que figuran los monosacáridos y disacáridos añadidos a los alimentos y bebidas por fabricantes, cocineros o consumidores y los azúcares naturalmente presentes en la miel, jarabes, zumos de frutas y concentrados de zumos de frutas) lo que a menudo, en grandes cantidades, contribuyen a la densidad energética total de la dieta. Ahora, como las calorías aportadas por las bebidas azucaradas tienen poco valor nutricional y pueden no proporcionar la misma sensación de plenitud que ofrece el alimento sólido, ingerirlas en forma indiscriminada puede aumentar el consumo total de energía, lo que a su vez puede llevar a un aumento malsano de peso.
La OMS ha elaborado incluso diversas orientaciones sobre los efectos de la ingesta de azúcares libres en el aumento de peso y la caries dental. Los datos de que se dispone actualmente indican que el aumento del consumo de bebidas azucaradas está asociado con el sobrepeso y la obesidad en los niños y, por tanto, la reducción del consumo de bebidas azucaradas también puede disminuir el riesgo de sobrepeso y obesidad infantil.
Es por eso que la Organización Mundial de la Salud recomienda una ingesta reducida de azúcares libres a lo largo de toda la vida. Tanto en adultos como en niños, la OMS recomienda reducir la ingesta de azúcares libres a menos del 10% de la ingesta total de energía y recomienda una mayor reducción de la ingesta de azúcares libres por debajo del 5% de la ingesta total de energía.
La obesidad y el sobrepeso aumentan el riesgo de presentar una variedad de afecciones, que incluyen: cardiopatía coronaria, diabetes tipo 2, cáncer (de endometrio, de mama y de colon), presión arterial alta, trastornos en los lípidos (por ejemplo, niveles altos de colesterol total o niveles altos de triglicéridos), accidente cerebrovascular, enfermedades del hígado y de la vesícula, apnea del sueño y problemas respiratorios artrosis y también problemas ginecológicos (menstruación anómala, infertilidad)
¿Qué se puede hacer ante este problema? Primero que nada ser responsable con nuestra salud y el de nuestra familia. La obesidad es un problema complejo que requiere un fuerte llamado a la acción en múltiples niveles, tanto para niños como para adultos. Por eso es preferible una dieta balanceada comiendo más frutas y verduras y menos alimentos con alto contenido de grasas y azúcares. Beber más agua en lugar de bebidas azucaradas y hacer más actividad física.
La evidencia científica muestra que la actividad física regular proporciona beneficios importantes para la salud. Los beneficios incluyen un mejor estado cardiovascular y de los músculos, de la salud mental, del equilibrio y de la capacidad para realizar las actividades diarias.
Por eso, si bien es bueno para nuestra economía la eliminación del impuesto a las bebidas azucaradas a partir del próximo 1º de Diciembre, sigamos consumiendo con moderación estos productos para poder disfrutar todos de una vida más sana y más provechosa para toda la familia.