La Prensa US BANNER HEADER 1020X150 PX (COMPUTER SHACK)-01.jpg

Se dan a conocer los primeros prototipos del muro fronterizo

»Las estructuras deberán ser evaluadas por la Oficina de Protección Fronteriza y por el propio presidente Trump, pero aun necesitarán la aprobación financiera del Congreso

Los prototipos comenzaron a construirse el pasado 26 de septiembre en California, cerca de la frontera con México, y ya han sido acabados cinco de los ocho modelos designados. La Casa Blanca espera que los modelos estén listos en las próximas dos semanas. El propio presidente Trump ha dicho que él personalmente inspeccionará los prototipos y elegirá a la empresa que se encargará de la construcción del muro.
Alguno de los modelos presentados poseen alambre de púas en el borde y otros tratan de dañar lo menos posible el medio ambiente, pero todos están diseñados para que sean difíciles de escalar o atravesar.
La elección de uno o varios modelos dependerá de las características de lo requerido, que también podrían variar dependiendo del terreno.
Los cinco prototipos tienen una altura de casi el doble de los que están actualmente dividiendo Tijuana y San Diego.
Aunque los prototipos estén listos y se elija a una empresa, esto no significa que la construcción del muro se vaya a llevar a cabo, se necesitará de la aprobación del Congreso para su financiación.
La frontera entre Estados Unidos y México tiene unos 3.000 kilómetros de extensión, a lo largo de la cual ya hay unos 1.050 kilómetros de muros y vallas que separan a ambos países.
Una de las consecuencias más serias de un muro fronterizo sería el riesgo que supondría para los miles de migrantes que diariamente intentan llegar al país.
Desde 1994 Estados Unidos ha instalado vallas que hoy alcanzan 1.050 kilómetros de la frontera, y eso ha hecho que los inmigrantes deban buscar pasos más remotos y arriesgados.
En el desierto, las temperaturas de día pueden superar los 50ºC y por las noches llegar a puntos de congelación. El río Bravo/Grande es uno de los más caudalosos y cruzarlo implica un riesgo alto.
Desde la instalación de nuevos tramos de muro fronterizo, al menos 6.500 cuerpos han sido recuperados y otros 1.500 más fueron enterrados sin identificar en Estados Unidos, eso sin contar los cuerpos no recuperados.
Además de las afectaciones a las actividades humanas, el medio ambiente también está en juego.
La ciudad mexicana de Nogales padeció fuertes lluvias que derivaron en una inundación en 2011, en parte debido a que un desagüe que cruza la frontera quedó semibloqueado en el muro fronterizo, lo que generó una gran acumulación de agua. Pero no solo preocupa la interrupción de cauces de agua, sino que también la vida de decenas de especies está amenazada por la presencia de un muro fronterizo, según algunos estudios realizados en la última década.
El muro fronterizo Estados Unidos – México, es una valla de seguridad construida por Estados Unidos en su frontera con México. Su objetivo es impedir la inmigración ilegal a los Estados Unidos.
Su construcción se inició en 1994, en el gobierno de Bill Clinton, bajo el programa de lucha contra la inmigración ilegal conocido como Operación Guardián a cargo de la Fiscal General Janet Reno. El muro incluye tres barreras de contención, iluminación de muy alta intensidad, detectores de movimiento, sensores electrónicos y equipos con visión nocturna conectados a la policía fronteriza estadounidense, así como vigilancia permanente con camionetas todoterreno y helicópteros artillados y tanques con trabucos incorporados. Existen otros tramos de muro en los estados de Arizona, Sonora, Nuevo México, Baja California.
En su campaña para las elecciones presidenciales de 2016, el entonces candidato Donald Trump, se comprometió a construir un muro que abarcaría toda la frontera sur de los Estados Unidos, y en repetidas ocasiones reiteró que México pagaría por su construcción a través del aumento de las tarifas de cruce de frontera y los aranceles del TLCAN.