La Prensa US BANNER HEADER 1020X150 PX (GRAPHIC DESIGN)-01.jpg

Atropello mortal en Manhattan deja 8 muertos y 12 heridos

»El atacante embistió a ciclistas y peatones que transitaban por un carril para bicicletas dejando 8 muertos y 12 heridos

Ocho personas murieron y varias resultaron heridas, cuando un atacante embistió con una camioneta a peatones y ciclistas que transitaban por un carril para bicicletas en Manhattan, a solo unas cuadras del memorial del atentado del 11 de Septiembre de 2001 y luego chocó con un autobús escolar en un “acto de terror” dijeron las autoridades.
El atacante salió de su vehículo de alquiler con dos pistolas falsas, antes de ser baleado en el abdomen y detenido por la policía.
“Es un día muy doloroso en nuestra ciudad. Horrible tragedia”, dijo el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio.
“Permítanme ser claro, basándonos en la información que tenemos, este fue un acto de terror y un acto de terror particularmente cobarde dirigido a civiles inocentes, dirigido a personas que se dedican a sus vidas que no tenían idea de lo que estaba a punto de golpearlos”, agregó el alcalde.
El gobernador estatal de Nueva York, Andrew Cuomo, señaló que “Nueva York es un símbolo internacional de libertad y democracia”.
“Eso también nos convierte en un objetivo para aquellas personas que se oponen a esos conceptos y hemos vivido con esto antes”, agregó.
El atacante fue identificado como Sayfullo Habibullaevic Saipov, de 29 años, originario de Uzbekistán quien llegó a Estados Unidos en 2010.
El sospechoso había planeado el ataque durante varias semanas y “lo hizo en nombre de ISIS”, de acuerdo con John Miller, subcomisionado de inteligencia y contraterrorismo del Departamento de Policía de Nueva York.
Las autoridades dijeron que una nota escrita a mano en árabe hallada cerca de la escena tenía tantos símbolos como palabras, pero el mensaje general era que el Estado Islámico duraría por siempre.
Saipov se hizo “extremista de forma autóctona” en Estados Unidos, dijo el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.
Según la investigación, el acusado dijo que el ataque había sido planeado hace dos meses y que había elegido intencionalmente llevarlo a cabo en Halloween para que las calles estuvieran llenas de gente.
El uzbeko quería mostrar banderas de EI en la camioneta con la que perpetró el atentado, pero prefirió no llamar la atención.
Las autoridades encontraron 90 videos propagandísticos violentos del grupo yihadista en los teléfonos del atacante.
Saipov dijo que había sido inspirado por estas grabaciones, en particular, por una en la que el líder de EI, Abu Bakr al Baghdadi, pregunta qué están haciendo los musulmanes para vengar las muertes en Irak.
Sayfullo Saipov llegó de Uzbekistán a Estados Unidos en 2010 y es residente legal del país.
Según informes, vivió en Tampa, Florida, y luego se mudó a Paterson, Nueva Jersey.
En cuanto a las víctimas fatales del atentado, 5 eran de Argentina, 2 estadounidenses y una de Bélgica.
Minutos después del atropello mortal, el presidente Trump manifestaba mediante su cuenta de Twitter, que fue obra de “una persona demente y muy enferma. Las fuerzas de seguridad están siguiendo esto de cerca. No en Estados Unidos”, expresó el mandatario.
Más recientemente el presidente pidió la pena de muerte para el autor del ataque, “El terrorista de Nueva York estaba contento cuando pidió que le colgaran una bandera de ISIS en su habitación”, escribió el mandatario, aludiendo a las primeras declaraciones de Sayfullo Habibullaevic Saipov desde el hospital. “Mató a 8 personas, hirió gravemente a 12. ¡Debería recibir la pena de muerte!”, expresó el mandatario.
Aunque el estado de Nueva York no contempla la pena capital en su sistema penal, que tiene la cadena perpetua como máxima pena, Saipov sí podría recibir una condena a muerte en un juicio federal por terrorismo.
La vigilancia policial en Times Square, uno de los distritos más concurridos del mundo, ya se había reforzado en los últimos años, tras un atentado con coche bomba en 2010 y tras los ataques en Europa.
Este nuevo ataque se considera como el más mortífero en Nueva York desde los atentados del 11 de Septiembre de 2001.