La Prensa US BANNER HEADER 1020X150 PX (GRAPHIC DESIGN)-01.jpg

Conservadurismo obliga a usar trajes de baño de manga larga

»DE MANGA LARGA. Imposible para el equipo de Afganistán nadar con los brazos y las piernas al aire. Una licra de manga larga negra cubre a las chicas por encima de su bañador de una pieza.

La alarmante falta de infraestructuras no es el único obstáculo. El conservadurismo de la sociedad y la discriminación a la que son sometidas las mujeres por los insurgentes islamistas incluso pone en peligro sus vidas. “Hay varios tipos de amenazas, entre ellas las mentales. Tengo la impresión de que vamos mejor, sufrimos menos que antes. Pero sé que me enfrento a un tabú, tomo un gran riesgo al promover un equipo de nado femenino”, admitió la entrenadora de natación Elena Saboori.
•“Todos los países musulmanes excepto Afganistán tienen su equipo femenino, incluso los más rigurosos”, destaca el joven presidente de la Federación Afgana de Natación, Sayed Ihsan Taheri.
Cita a Catar, Irán o Arabia Saudí. “Tienen sitios de entrenamiento para las chicas, pero aquí hay un cierto desconocimiento del deporte femenino”, presentado por algunos como “prohibido por el Islam”. “El principal obstáculo para nuestras nadadoras es la seguridad”, lamenta.
La inseguridad es un desafío mayor para cualquier afgano, enfrentado a las amenazas de atentados hasta en el corazón de la capital Kabul y los combates en la mayor parte de las provincias. Desde 2016 ninguna región se ha librado de las ofensivas de los talibanes y, sobre todo en el este y en el noroeste, de los ataques del grupo Estado Islámico. Mucho peor para las mujeres, sobre todo para las que pretenden cambiar los límites de una sociedad patriarcal y conservadora. Más aún en un deporte como la natación, en el que generalmente se exponen partes del cuerpo.