Inicio Deportes BATALLA ENTRE MLB Y LAS LIGAS MENORES SE RECRUDECE

BATALLA ENTRE MLB Y LAS LIGAS MENORES SE RECRUDECE

345

Justo cuando pensábamos que el único frente abierto que tenía la oficina del comisionado de Grandes Ligas (MLB) era con la Asociación de Peloteros de las ligas mayores (MLBPA) estalla un conflicto con la National Association of Professional Baseball Leagues, la organización que agrupa a las ligas menores (MILB), que podría cambiar por completo el entramado de desarrollo que ha tenido la industria por alrededor de 120 años.
Contra las recomendaciones, el comisionado Rob Manfred y la MLB, que ya han tenido un par de escaramuzas con el sindicato de jugadores en los últimos dos años, en preparación para las discusiones del convenio colectivo que debería renovarse en diciembre del 2021, han mostrado no tener ningún inconveniente en pelear en dos frentes, con dos rivales, al mismo tiempo.
La disputa entre MLB y MILB comenzó en octubre, cuando se reportó que Manfred estaba proponiendo un radical plan de dolorosa reingeniería al sistema de las ligas menores, que incluía la eliminación de 42 de 160 clubes y un escalón completo del proceso de desarrollo de talento.
La propuesta de MLB, que también reclama por mejoras en las instalaciones y un aporte económico para ayudar a aumentar los salarios de los peloteros de ligas menores, forma parte de las negociaciones para el nuevo Acuerdo del Béisbol Profesional (PBA), que entraría en vigencia después de la temporada del 2020. Las partes actualizan el PBA cada 10 años.
Por supuesto, muchas voces importantes del país, incluyendo al candidato presidencial Bernie Sanders, reaccionaron en contra de las Grandes Ligas y a favor de las ligas menores y las pequeñas comunidades que serían afectadas por consecuencia de una contracción tan violenta.
El hecho de que los lideres de las ligas menores llevaran las negociaciones al escenario de la opinión pública enfureció a Manfred, quien no se guardó nada cuando le preguntaron del tema en las reuniones invernales del béisbol la semana pasada en San Diego.
«Creo que han dañado la relación con MLB, y espero que podamos superar ese daño en la sala de negociaciones y llegar a un nuevo acuerdo», dijo el comisionado. «Ya sabes, cuando las personas atacan públicamente a un socio de mucho tiempo después de haberse comprometido con la confidencialidad en el proceso de negociación, por lo general, las personas no se sienten tan bien al respecto», agregó.
Manfred también resaltó que la MLB está preocupada por mantener el béisbol en comunidades que no tienen franquicias de grandes ligas y recordó que su oficina invierte cientos de millones de dólares para subsidiar las operaciones de las ligas menores.
En el modelo actual de negocios, los clubes de MLB pagan los salarios de los peloteros y los entrenadores, y los promotores de los equipos de ligas menores se encargan de las operaciones diarias y el mantenimiento de los estadios.
Las ligas menores no guardaron silencio, sino todo lo contrario. En un extenso documento enviado a la prensa en el fin de semana, Pat O’Conner, presidente la National Association, refutó la mayoría de las declaraciones de Manfred. En su documento, MILB habló del estado de sus estadios y camerinos, condiciones de los peloteros, calendarios de viaje, calidad de sus hoteles y, más importante, de ser «una industria subsidiada».
«La postura de MLB de que están subsidiando a los equipos de MiLB es muy inexacta», subrayó O´Conner.
«Los equipos de MLB pagan por jugadores, entrenadores y personal en MiLB junto con ciertos gastos relacionados con jugadores y personal de MiLB. Los equipos de MLB son dueños de los contratos de estos jugadores, asignan dónde deben jugar y se dan cuenta del valor de esos futuros jugadores de MLB, ya sea directamente o como activos con valor en un intercambio con otra organización de MLB», agregó.
«Irónicamente, hace casi 30 años, MLB exigió en una negociación del acuerdo que MiLB rompiera su relación empleador / empleado con todos los jugadores y tomó el control unilateral de los contratos, beneficios, derechos y asignaciones de los jugadores, eliminando efectivamente a MiLB del negocio de los jugadores», dijo O´Conner, quien tiene 24 años en la directiva de MILB y ha sido su presidente desde el 2007.
No bien habíamos terminado de leer el documento de O´Conner, cuando Manfred respondió con las palabras más incendiarias que se han escuchado desde que el conflicto se hizo público.
«No creemos que sea productivo enfrascarnos en un debate público con la Asociación Nacional sobre un próximo acuerdo. Sugerimos hace varias semanas que las partes acordaran llevar a cabo sus negociaciones en privado para minimizar la acritud pública, pero nos dijeron que los propietarios de las ligas menores no tenían interés en cambiar un sistema fuertemente subsidiado que es muy beneficioso para ellos», dijo Manfred, antes de soltar la bomba sobre el enemigo.
«Si la Asociación Nacional tiene interés en un acuerdo con MLB, debe abordar los problemas importantes con el sistema actual en la mesa de negociaciones. De lo contrario, los clubes de MLB serán libres de afiliarse con cualquier equipo de ligas menores o equipo potencial en los Estados Unidos, incluidos los equipos de liga independiente y las ciudades que no tienen permitido tener una filial según el acuerdo actual», agregó.
Básicamente, el comisionado le dijo a las ligas menores que la MLB estaba en disposición de dejar vencer el actual acuerdo en septiembre del próximo año y crear su propio sistema de ligas menores.
Al final, es poco probable que eso ocurra, por la extraordinaria logística que conllevaría crear desde cero un sistema con más de 100 equipos en varias categorías y hasta por las implicaciones legales que acarrearía disolver el matrimonio MLB-MILB, pero a grandes rasgos, ese es el estado actual de las negociaciones entre dos instituciones que han trabajado juntas por más de un siglo.