Inicio USA Censo 2020: Consecuencias políticas de posibles retrasos

Censo 2020: Consecuencias políticas de posibles retrasos

273


■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

Hasta el momento, solo casi la mitad del país (48%) ha respondido al cuestionario del Censo 2020. A diferencia de miles de programas y actividades que han tenido que ser cancelados por la pandemia del coronavirus, el conteo nacional de la década aún sigue en marcha. Bastan 10 minutos y un teléfono, para hacerse contar.

Originalmente, y antes de la cuarentena y pandemia global, la Oficina del Censo planeaba enviar a encuestadores, puerta a puerta, para recoger la información de aquellos hogares que no hubiesen respondido a través de la internet, el teléfono o el correo. Y si bien dichos planes no han cambiado, las fechas y plazos para hacerlo se han movido por razones obvias.

La semana pasada, la Oficina del Censo indicó en un comunicado que pediría al Congreso aplazar por cuatro meses la entrega de datos para la redistribución de los distritos políticos a nivel nacional. De este modo, la entrega final de los resultados del conteo cambiaría del plazo original del 31 de diciembre al 30 de abril de 2021.

A su vez, el plazo final para recolectar información se aplaza del 15 de agosto al 31 de octubre de este año. Las sucursales de campo de la Oficina del Censo cerraron temporalmente sus puertas a mediados de marzo, resultado de las medidas de precaución por la pandemia del COVID-19.

Durante su rueda de prensa diaria sobre el coronavirus, la semana pasada, el presidente Donald Trump respaldó la idea de retrasar la entrega de datos, debido a la pandemia, e incluso cuestionó si no necesitarían más de tres meses para completarlo. Por su parte, los demócratas del Congreso reaccionaron de manera cautelosa al pedido de aplazar las fechas de entregas y pidieron más información sobre la necesidad real de dicho aplazamiento.

Entre las consecuencias de cambiar las fechas, la demora en la entrega de los resultados podría acercarse demasiado al plazo en que los candidatos políticos deben presentar los documentos para postularse a las elecciones de 2022.

La importancia de la redistribución de distritos
La información del Censo se utiliza para delinear los distritos del Congreso nacional y el plazo para entregarla, que originalmente era marzo, ahora se entregaría el 31 de julio del año próximo, de ser aprobado por el Congreso.

El ciclo de redistribución de distritos está programado en concordancia con la finalización del Censo. Al recibir la información, los cincuenta estados volverán a determinar los distritos legislativos estatales. Aquellos con más de un asiento en la Cámara de Representantes también dibujarán nuevos distritos.

Los partidos políticos se preparan para dicha redistribución con años de anticipación, y las fronteras de los distritos que se establezcan en 2020 permanecerán en vigencia hasta después del Censo de 2030. La manipulación de las fronteras de los distritos puede favorecer a un partido político o grupo en particular y se conoce en EEUU como “Gerrymandering”, o fraude electoral.

Otros plazos que podrían aplazarse incluyen la información sobre los jóvenes que viven en los dorms de las universidades, las personas detenidas en cárceles, prisiones y otros centros, los individuos y familias sin hogar y aquellos que viven en asilos y centros para ancianos.

Si no te cuentan, no te consideran
Las poblaciones más difíciles de contar son generalmente aquellas que precisamente más se beneficiarían de ser contados y tenidos en cuenta, como por ejemplo las comunidades de bajos recursos, los niños más pequeños y los ancianos.

Del conteo de la población, depende también la distribución de fondos, programas y servicios para la comunidad.
Se estima que por cada persona que no es contada, el estado podría perder $1,000 en fondos federales.

En Detalle
Si todavía no respondiste al cuestionario del censo, considera la importancia que tus respuestas tendrán no sólo en tu vida, sino en la vida de tu familia, que de otro modo, no será tenida en cuenta durante los próximos 10 años.

• La Oficina del Censo no te preguntará por tu estado migratorio o si eres o no ciudadano estadounidense.
• Sólo toma 10 minutos responder al cuestionario del censo y puedes hacerlo por correo, internet o desde tu teléfono celular.
• Aquellos hogares que respondan de inmediato no recibirán la visita de encuestadores del Censo.
• Programas como los almuerzos escolares, servicios de salud y recursos para personas de bajos ingresos, entre muchos otros, dependen del conteo del Censo.
• Tus representantes políticos y tu voz en Washington DC también dependen de que te hagas contar.