Inicio Mundo China lanzó una venganza por reportes sobre la eficacia de una vacuna

China lanzó una venganza por reportes sobre la eficacia de una vacuna

397

■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

Fue luego de que autoridades sanitarias y científicas del país sudamericano informaran que la vacuna de producción china Coronavac mostrara una eficacia del 50,38 por ciento, muy por debajo de otros desarrollos occidentales y de lo que había sido comunicado previamente en China. Sin embargo, ese informe enfureció al régimen de Beijing. En este caso, a las otras vacunas y las empresas que están detrás de ellas. Resulta particularmente llamativo -tal como destacó la cadena de noticias CNN- luego de que Xi Jinping pidiera «solidaridad y cooperación» entre las naciones del mundo para lograr que las vacunas lleguen a todo el mundo.

La diplomacia y el aparato propagandístico chino hizo blanco en Pfizer, Moderna y AstraZeneca. Mientras tanto, delegados de Xi Jinping comienzan a atacar a Occidente y a sus medios. «Si miras los sitios web de los principales medios de comunicación de Estados Unidos y occidente, casi todas las noticias que lees sobre la vacuna fabricada en China son negativas. La prensa quiere destruir la reputación de la vacuna china, con la esperanza de que el mundo espere a que Pfizer y otras compañías estadounidenses y occidentales produzcan excedentes de vacunas y finalmente se vacunen», acusó Hu.

«Hu ha liderado el camino en la defensa de las vacunas producidas en China, no a establecer su efectividad, sino al tratar de derribar la reputación de otros candidatos, en particular las producidas por la empresa estadounidense Pfizer», dijo James Griffiths, analista de la CNN. El editorialista del diario del PCC escribió además un editorial en el que acusó a los medios occidentales de no publicar nada sobre las muertes en Noruega que habrían sido producto de la inoculación con las dosis de Pfizer. «Todos estos pacientes han tenido serias enfermedades subyacentes», dijo Steinar Madsen, director médico de la Agencia Noruega de Medicamentos. «No podemos decir que la gente muera por la vacuna.

Es difícil probar que la vacuna es la causa directa». La conspiración que agitaba Beijing no existía. El canal estatal chino CGTN se encargó de mancillar los desarrollos occidentales y acusar a los medios de comunicación de Europa, Estados Unidos y el resto del mundo de no hablar sobre lo que ocurría en Noruega. Uno de los principales impulsores de las acusaciones contra Pfizer fue uno de los más altos portavoces del ministerio de Relaciones Exteriores de Beijing, Xhao Lijian.

Liu se indignaba por lo que creía era falta de cobertura sobre las muertes en Noruega y otras en Alemania. Acusaba directamente a los medios, agencias internacionales de noticias y a Pfizer de estar detrás de la campaña y del supuesto ocultamiento. El vocero de la cancillería de Beijing retuiteó esa temeraria publicación. «¿Alguno de los principales medios de comunicación estadounidenses o europeos recogió la historia? Imagínese si se determina que 13 personas han muerto a causa de las vacunas fabricadas en China, ¡habría sido noticia en todas partes!», volvió a indignarse Liu, sentimiento compartido por Xhao con sus casi 900 mil seguidores.

Para el analista de la CNN, las noticias sobre muertes y reacciones graves por inoculaciones deben ser tomadas con responsabilidad por los medios. «Los periodistas, ya sea en China, Estados Unidos o en cualquier parte del mundo, tienen una muy buena razón para no apresurarse a informar sobre muertes supuestamente relacionadas con las vacunas. De hecho, algunos medios han sido criticados por exagerar las reacciones alérgicas a las vacunas o informar sobre las muertes de personas recientemente inoculadas sin evidencia de ningún vínculo con la inyección», dijo Griffiths. Esas autocríticas se dieron en medios libres, no dependientes del estado.

Recientemente escribió que «si toma a 10 millones de personas, en los próximos dos meses esperaría ver alrededor de 14,000 muertes por ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, cáncer y otras causas habituales de mortalidad». «Si bien los artículos sobre reacciones alérgicas y muertes relacionadas con las vacunas pueden poner el asunto en el contexto adecuado, a menudo es difícil para los titulares hacerlo. Esto crea el riesgo de que la gente solo vea que ha habido muertes y tenga la falsa impresión de que las vacunas contra el coronavirus son peligrosas», remarcó el analista de la cadena de noticias norteamericana. Xi Jinping ve en esa posible mesura una conspiración contra sus propias vacunas.