Inicio México Comerciantes ambulantes del Centro Histórico de la CMDX desafían al COVID-19

Comerciantes ambulantes del Centro Histórico de la CMDX desafían al COVID-19

362

■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

Pese a que la Ciudad de México se encuentra en semáforo rojo, por lo que solo pueden abrir sus puertas negocios relacionados con actividades económicas esenciales, hay algunos que insisten en hacer caso omiso de las disposiciones decretadas por las autoridades. Es el caso de 202 comerciantes ambulantes del Centro Histórico de la capital del país, quienes se resisten a cerrar o a cumplir con los protocolos sanitarios. Dunia Ludlow, titular de la Autoridad del Centro Histórico, reconoció que existen comerciantes, principalmente los que operan en la vía pública con la venta de juguetes y artículos para el Día de Reyes, que se resisten a parar actividades, por lo que pidió a los ciudadanos no asistir al Centro Histórico. «Si bien todavía hay algunas actividades que se resisten a este llamado de las autoridades sanitarias, principalmente nuestros compañeros de comercio en la vialidad, es muy importante recalcar este llamado que se hace a la ciudadanía para evitar que se den vueltas en balde, el comercio establecido está cerrado y no vale la pena, en absoluto, venir al Centro a comprar algo que se va a descomponer en dos días y arriesgar la vida», dijo.

Ludlow invitó a los consumidores a hacer sus compras por medio de internet y en la página Centro en Línea, en donde pueden encontrar los comercios establecidos en el Centro Histórico de la capital del país. Es decir, se implementará la suspensión temporal de todas las actividades económicas que contribuyen a la movilidad y aglomeraciones, por lo que únicamente permanecerán abiertos los comercios esenciales, las demás deberán cerrar hasta el 10 de enero.

*Venta de alimentos, sin preparar y preparados solo como servicio de entrega. *Fabricación, comercialización y venta de medicamentos. Todas las demás actividades quedaron suspendidas de manera temporal. La finalidad de estas medidas extremas es reducir las cifras de muertes y contagios por COVID-19 en la zona conurbada del Valle de México, la cual alberga a más de 23 millones de habitantes.