Inicio Actualidad COMO CELEBRAR NAVIDAD CON ESTA PANDEMIA

COMO CELEBRAR NAVIDAD CON ESTA PANDEMIA

650

■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

Cómo será la Navidad 2020 de la pandemia? la incertidumbre está presente y aún no tenemos muy claro cómo las celebraremos ni con quién.

Sin cabalgatas ni multitudinarias uvas en la Puerta del Sol, concurridas cenas familiares, besos y abrazos, nadie duda de que éstas no serán unas Navidades normales, aunque las tradiciones lucharán por quedarse y a las costumbres navideñas habrá que incorporar mascarillas, gel hidroalcohólico y ventilación en los hogares.

Aún es pronto para saber cómo podremos celebrar las que con toda seguridad son las fiestas más familiares del año, pero lo que es seguro es que habrá que tirar de sentido común y olvidarse de reunir en una mesa a abuelos, tíos, nietos, primos y sobrinos, quizá lo más complicado de asumir en estas fechas.

Los cierres perimetrales decretados en la práctica totalidad de las comunidades pretenden en parte controlar la creciente propagación del virus y “salvar” así las Navidades.

Las que se celebren deberán contar con una nueva invitada -la mascarilla- y guardar la necesaria distancia interpersonal. Es más que una recomendación teniendo en cuenta que la mayoría de las reuniones serán en espacios cerrados y poco ventilados y es precisamente en esos contextos donde se registra el mayor número de contagios.

Para evitarlos es importante procurar una ventilación frecuente de las casas, a pesar del frío, y ser muy escrupulosos a la hora de la preparación de las comidas. Evitar alzar demasiado la voz y cantar son otras de las recomendaciones de los expertos para evitar contagios.

Las cabalgatas de los Reyes Magos penden de un hilo y a lo mejor este es el año para dejar la escalera en casa, comprar un roscón de Reyes, preparar un chocolate caliente y asistir a la llegada de los Magos de Oriente a través de la televisión.

Tampoco habrá largas colas en los centros comerciales para que los más pequeños entreguen sus cartas a Papá Noel y le cuenten al oído cómo se han portado este difícil año y qué juguetes esperan recibir.

En un 2020 tan complicado, muchos quizá confíen en la suerte y el Sorteo del Gordo de Navidad podrá suponer un paréntesis entre tanta mala noticia pero, de nuevo, esto tampoco será como lo recordamos de anteriores años.

En cualquier caso, las de 2020 serán, con toda seguridad, unas Navidades que difícilmente olvidaremos.

CÓMO EVITAR CONTAGIOS COVID EN LAS CENAS DE NAVIDAD 2020

Lo importante en las cenas de Navidad de este año es que el coronavirus no esté entre los invitados, y se puede conseguir siguiendo unas pautas sencillas

Millones de familias volverán a sentarse a la mesa el 24 y el 25 para celebrar la Navidad, seguramente con menos comensales de lo que acostumbraban y sin el despliegue de besos y abrazos de otros años.

Sean seis, ocho o diez, lo importante es que el coronavirus no esté entre los invitados, y se puede conseguir siguiendo unas pautas sencillas.

Hay que respetar una serie de consejos en las celebraciones de Navidad, Año Nuevo y Reyes:

-Mascarilla

-Distancia

-Higiene

-Grupos reducidos

-Lugares ventilados

Serán el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas los que marquen los límites de esas reuniones, su número de participantes y si podrán juntarse o no parientes de diferentes estados.

PREPARATIVOS DE LA CENA DE

NAVIDAD 2020

  1. Reducción de aforo de familiares

Estas navidades no serán posibles las comidas multitudinarias, ni las de compañeros de trabajo, ni las de amigos, ni las de familia.

En la hostelería hace tiempo que están prohibidas en la práctica, con el cupo máximo de comensales por mesa, pero en el hogar también es imprescindible recordar que, en estos tiempo de pandemia, ocho son mejor que diez y seis mejor que ocho.

  1. No acudir a las cenas con síntomas aunque haya PCR previa

En Illinois, serán miles las personas que piense reforzar su seguridad pagándose quizás un test de antígenos.

El test negativo es una foto fija, del pasado. Podemos estar incubando la enfermedad sin saberlo, así que su resultado no es una carta blanca: precaución.

Y, con o sin test, si alguien tiene algún tipo de síntoma, mejor que no acuda a la comida o la cena.

  1. Distancia entre no convivientes en la mesa

Se podrá hacer en el número límite que se determine, pero hay que tenerlo en cuenta a la hora de sentarse.

Entre los no convivientes debe haber un sitio de distancia y nada de colocarse en frente del cuñado o del nieto.

Cara a cara, solo los que viven juntos.

  1. Los abuelos como caso excepcional

Hay que exponer lo menos posible a las personas vulnerables, procurar que sus contactos con el resto de comensales sean los mínimos.

Y hay conviene pensar en si en la familia hay alguna persona dependiente: en ese caso, los parientes responsables de su cuidado no deberían ir todos a la comida.

  1. Evitar los besos y abrazos

Como cada Navidad, es más que probable que se reúnan bajo un mismo techo personas que hace tiempo que no se ven.

Este año es obligatorio prescindir de besos y abrazos. Y eso vale para la llegada a casa, para la despedida… y para la euforia tras las uvas de Año Nuevo.

  1. Organización para servir la comida

Este año, mejor que solo sirva la comida siempre la misma persona, o a lo sumo una pareja; por ejemplo, los anfitriones.

Los cubiertos que se utilicen para ello serán solo para esa función. Y nada de picar todos del mismo plato. Para recoger, el consejo es el mismo.

Por cierto, ¿se han acordado de higienizarse las manos antes de sentarse?

  1. Tener siempre presente la mascarilla

En algún momento habrá que quitársela claro, pero solo mientras se esté comiendo.

En las pausas, que vuelva a su sitio, bien colocada. Y será una buena idea dejar junto al plato de cada comensal un sobre de papel, para que pueda guardar en él la suya.

  1. Control de los vasos y las copas de cada persona

A todo el mundo le ha pasado alguna vez, perderse en el reparto de las copas.

Cometer en ese punto un error puede ser peligroso, porque la copa tiene las secreciones respiratorias de quién la usó.

Consejo: Ponga en el pie de las copas algún detalle, lazo, adhesivo que permita a cada invitado saber que esa es su copa.

Y ya lanzados con el vino, el cava, el agua o lo que sea en la mano la mano, si hay que brindar, se brinda. Nadie lo va a prohibir, pero nada de chocar las copas.

  1. No es bueno abusar del gel hidroalcohólico

No hace falta higienizarse las manos constantemente. No nos volvamos locos. Así, ni comemos ni vivimos.

Eso sí, el gel es imprescindible tras estornudar o sonarse la nariz.

  1. Cuidado con la música y elevar la voz

Mala idea. La música ambiental obliga a elevar la voz. Y hablar con vehemencia sin mascarilla es un comportamiento de riesgo, cuando más alto se habla, más gotículas de saliva se expulsan.

Por supuesto, la sesión de villancicos en familia, debería quedar para otro año.

  1. Ventilación, premisa fundamental

Si uno tiene la suerte de comer o cenar al aire libre, porque el tiempo en su lugar de residencia lo permite, mejor que en cerrado.

Si hay que sentarse a cubierto, las ventanas del comedor deberían estar abiertas para favorecer la ventilación y, si eso no es posible porque hace un frío que pela o llueve, hay que abrirlas varias veces a lo largo de la comida.

  1. Reuniones con tiempo limitado

Pues sí, el tiempo pasa sin darse cuenta cuando uno esta disfrutando y hay que tenerlo en cuenta.

La reunión debe tener un tiempo limitado, nada de largas comidas y menos aún sobremesas.

  1. Intercambio de regalos

Claro, mientras que eso no sea una excusa para alargar mucho más la reunión.

Con higiene de manos, el riesgo de que el virus se transfiera a través del envoltorio de un regalo es mínimo.

  1. Despedidas

Con mascarilla, y recordando la pauta del punto 5. Nada de besos ni abrazos, no bajen la guardia en el último segundo.