Inicio Salud Cómo Taiwán logró combatir la pandemia sin confinamientos

Cómo Taiwán logró combatir la pandemia sin confinamientos

166

■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

Taiwán ha sido ampliamente elogiado por su gestión de la pandemia, con una de las tasas de covid-19 per cápita más bajas del mundo y la vida en la isla ha vuelto en gran medida a la normalidad. Solo 11 personas han muerto por covid-19 en Taiwán desde que comenzó la pandemia, una hazaña impresionante para un país donde nunca fue impuesto un confinamiento. Al comienzo de la pandemia, Taiwán era considerado un país de alto riesgo de covid-19 debido a su proximidad a China y a los frecuentes viajes que se realizan entre los dos países. Un nuevo estudio publicado en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense ha examinado más a fondo por qué a Taiwán le fue tan bien en la conquista de covid-19.

Los autores del estudio, de una variedad de institutos de salud y hospitales en Taiwán y EE. Las medidas basadas en casos incluyen la detección de personas infectadas mediante pruebas, el aislamiento de casos positivos, el rastreo de contactos y la cuarentena de los contactos cercanos durante 14 días. Un número R por debajo de 1 significa que los números de casos comenzarán a reducirse. Los autores recopilaron datos de 158 casos, entre el 10 de enero y el 1 de junio de 2020, de los Centros para el Control de Enfermedades de Taiwán, y todos los casos fueron confirmados mediante pruebas de PCR.

Los datos estaban vinculados a casos adquiridos localmente, grupos confirmados y casos importados de personas que ingresaron a Taiwán antes del 21 de marzo de 2020. Luego compararon los resultados que encontraron en Taiwán con un número R estimado de 2,5, basado en el número equivalente estimado en la cercana China al comienzo de su brote de covid-19.

La combinación ganadora

El estudio encontró que las políticas que se basaban sólo en casos, como el rastreo de contactos y la cuarentena de infectados, podían reducir el número R de 2,5 a 1,53. Las intervenciones basadas en casos no pudieron prevenir sustancialmente la transmisión de una persona a otra, pero lograron reducir la transmisión de esos casos secundarios a una tercera o cuarta persona, siempre que los contactos cercanos estuvieran en cuarentena. Los autores concluyeron que fue la combinación de políticas basadas en casos y políticas basadas en poblaciones, junto con una adherencia generalizada de los habitantes, lo que llevó al éxito de Taiwán para contener la covid.

¿Qué significa esto para otros países?

Los autores asumieron que las pruebas y el aislamiento de infectados ocurrieron simultáneamente. Este fue el caso en Taiwán pero no en otros países como, por ejemplo, Inglaterra, donde las demoras entre las pruebas, los resultados y el aislamiento disminuyeron la efectividad de las medidas basadas en casos. Taiwán es una nación insular con la capacidad de controlar la introducción de nuevos casos a través del control fronterizo, y los autores reconocen que los hallazgos de este estudio pueden no ser totalmente aplicables a otros países. Esta es la razón por la que los autores se centraron en la eficacia de las intervenciones basadas en casos y en la población sobre la transmisión local, más que en los controles fronterizos sobre el número de introducciones de covid-19.

Los autores concluyen que el rastreo intensivo de contactos no es posible cuando los sistemas de salud pública están abrumados. Esto nunca sucedió en Taiwán debido al éxito de sus estrategias, pero sí tuvo lugar, por ejemplo, en Irlanda en enero de 2021, que experimentó una dañina tercera ola de covid-19. Ya sabíamos que había mucho que aprender del éxito de Taiwán para evitar que la covid-19 se afianzara.