Inicio Sexología CONOCE EL CLÍTORIS DE UNA MUJER Y SUS 8000 TERMINACIONES NERVIOSAS

CONOCE EL CLÍTORIS DE UNA MUJER Y SUS 8000 TERMINACIONES NERVIOSAS

228


■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensachicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

Tardamos más en descubrirlo pero, cuando lo hacemos, sabemos que se trata de algo muy interesante. Los hombres contactan con sus genitales de manera natural desde pequeños. Lo sujetan al orinar, juegan con ellos e incluso, los comparan al llegar a la pubertad con sus amigos.
Las mujeres lo tenemos más difícil por estar estos más escondidos o protegidos. Incluso cuando se imparte anatomía en los colegios, se olvidan casi siempre de hablar sobre la existencia del clítoris. Nuestro descubrimiento genital, si se produce en la infancia, es casi una cuestión de serendipia.
Aunque muchas definiciones oficiales sigan indicando que se trata de un órgano pequeño, carnoso y eréctil, que sobresale en la parte anterior de la vulva, tanto lo primero, como lo último, no es del todo cierto.
El clítoris se compone de 18 partes diferenciadas, siendo una mezcla de tejido eréctil, músculo y nervios. Todas estas piezas trabajan conjuntamente, conectadas a nuestro cerebro, para ofrecernos sensaciones asombrosas.
Es pequeño si lo comparamos con una pierna y sí, sobresale, pero también forman parte del clítoris las raíces y bulbos que penetran en nuestro cuerpo abrazando la vagina y alcanzando los muslos en algunos casos. La parte que podemos ver y sentir es una pequeña glándula o glande, que puede estar más o menos cubierta por el capuchón.
Teniendo en cuenta esto, lo que asoma es significativamente inferior a los que esconde, pudiendo alcanzar un tamaño de entre 7 a 12 cm.
Cada mujer tiene un clítoris único, existiendo tantos tamaños, colores y formas de clítoris como mujeres, como ocurre con el pene masculino.
8.000 TERMINACIONES NERVIOSAS
Solo la punta del clítoris, lo que asoma, tiene el doble de terminaciones nerviosas que el pene.
Por el contrario, la vagina casi no tiene sensibilidad, por una cuestión biológica y para la supervivencia. Imagínese parir si fuera de otra forma.
Muchas mujeres no sienten demasiado con la estimulación ni penetraciones vaginales, pero otras sí. Aunque esté menos inervado o se sienta menos potente, tenemos sensibilidad, como ocurre con cualquier otra parte del cuerpo. Además, se produce una estimulación indirecta del clítoris desde la penetración, que activa las raíces y bulbos del mismo por presión o vibración.
Por tanto, si conseguimos un orgasmo por penetración vaginal, también se debe al clítoris y a nuestro cerebro, como ocurre con el placer sexual en general.
La creencia de que existen orgasmos vaginales y clitorianos no se sostiene, por tanto. El orgasmo es fenómeno único y se puede conseguir a través la estimulación de muy diversas partes del cuerpo y de muy diversas maneras.
CREADO PARA EL PLACER
De hecho es el único órgano destinado únicamente al placer.
Evidentemente, este hecho repercute en nuestra sexualidad. Si existe placer, es más probable que deseemos mantener más conductas sexuales genitales y eso sería muy bueno en un sentido biológico para poder reproducirnos. Sin embargo, gracias a que el clítoris salió de la vagina con la bipedestación, para obtener placer y orgasmos, no es necesario el coito vaginal. Por lo que la asociación del clítoris a la reproducción en el caso humano no tendría tanto sentido.
EL PENE ES UN CLÍTORIS Y VICEVERSA
Cuando estamos en el útero materno, sobre la octava semana de gestación, se produce la diferenciación sexual genital, macho o hembra. Aunque suele coincidir con el género, en ocasiones no es así y no siempre es binario, masculino o femenino. Tampoco determina ninguna orientación sexual concreta.
En términos muy generales, si los cromosomas son de hembra XX , se desarrollará el clítoris, pues no se liberarán los niveles de testosterona asociados al cromosoma XY del macho. Si, por el contrario, es macho, se liberará la testosterona adecuada para que, lo que en el caso anterior daba lugar al clítoris, se convierta en el pene.
Otro dato curioso es que, al ser el clítoris eréctil, como ocurre con el pene, puede aumentar su tamaño paulatinamente durante la excitación, hasta triplicarse durante el orgasmo.
LOS PEORES MOMENTOS DEL CLÍTORIS
A pesar de ser un órgano que no suele dar problemas y solo genera beneficios, ha sido tremendamente perseguido por temas culturales, religiosos, médicos y políticos.
A lo largo de la historia se ha extirpado por creencias médicas desafortunadas, por pensar que generaba enfermedades tanto físicas como mentales.
Por desgracia, la mutilación genital femenina o ablación del clítoris, reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos de las mujeres y niñas, se sigue practicando en la actualidad, asociada a creencias religiosas e ideas erróneas sobre la fertilidad o la higiene, entre otras. Aunque realmente supone un acto de dominación masculina sobre las mujeres.
El pasado 6 de febrero se celebró el ‘Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina’.
EL CLÍTORIS NUNCA ENVEJECE
Y para finalizar, una buena noticia: el clítoris puede ofrecer un perfecto servicio independientemente de la edad. El clítoris de una joven funciona exactamente igual que el de una anciana aunque, en esta última, se verá casi tres veces más grande.