Inicio Latinoamérica Cubanos denuncian miseria en las mayores protestas en décadas

Cubanos denuncian miseria en las mayores protestas en décadas

325

Cubanos denuncian miseria en las mayores protestas en décadas

Al grito de “Libertad” y otras consignas antigubernamentales, cientos de cubanos salieron el domingo a las calles de ciudades de todo el país para protestar por la escasez de alimentos y medicinas, en una notable erupción de descontento no vista en casi 30 años.

Cientos de personas marcharon por San Antonio de los Baños, al suroeste de La Habana, con videos transmitidos en directo en Facebook durante casi una hora antes de que desaparecieran repentinamente. A medida que avanzaba la tarde, aparecieron otros videos de manifestaciones en otros lugares, como Palma Soriano, en el sureste del país. Cientos de personas se reunieron también en La Habana, donde una fuerte presencia policial precedió su llegada.

“¡El pueblo se muere de hambre!”, gritó una mujer durante una protesta filmada en la provincia de Artemisa, en el oeste de la isla. “¡Nuestros hijos se están muriendo de hambre!”.

Un clip que circula en Twitter muestra a los manifestantes volcando un coche de policía en Cárdenas, a 90 millas al este de La Habana. Otro video mostraba a personas saqueando una de las tan criticadas tiendas del gobierno, que venden artículos a precios desorbitados en monedas que la mayoría de los cubanos no poseen.

En un país conocido por sus medidas represivas contra la disidencia, las concentraciones se consideraron sorprendentes. Activistas y analistas dijeron que era la primera vez que tanta gente protestaba abiertamente contra el gobierno comunista desde el llamado levantamiento del Maleconazo, que estalló en el verano de 1994 en una enorme ola de cubanos que abandonaron el país por mar.

Carolina Barrero, activista cubana, fue más allá. “Es la manifestación popular de protesta contra el gobierno más masiva que hemos vivido en Cuba desde el 59”, dijo por mensaje de texto, refiriéndose al año en que Fidel Castro tomó el poder. Calificó la manifestación pública del domingo de “espontánea, frontal y contundente”. “Lo que ha ocurrido es enorme”, añadió.

Las protestas se desencadenaron por la grave crisis económica de Cuba, donde la pandemia de coronavirus ha cortado los cruciales dólares del turismo. La gente pasa horas en fila cada día para comprar alimentos básicos. Muchos no han podido trabajar porque los restaurantes y otros negocios han permanecido cerrados durante meses.

Las condiciones desesperadas han provocado un aumento de la migración tanto por tierra como por mar.

Desde el comienzo del año fiscal, en octubre pasado, la Guardia Costera de Estados Unidos ha interceptado a más de 512 cubanos en el mar, en comparación con los 49 de todo el año anterior. El sábado, la Guardia Costera suspendió la búsqueda de nueve migrantes cubanos cuya embarcación volcó en el mar frente a Cayo Hueso, Florida.

El gobierno cubano atribuye sus antiguos problemas económicos al embargo comercial estadounidense, que corta su acceso a la financiación y a las importaciones. Pero la pandemia ha empeorado las condiciones, y en Matanzas, al este de La Habana, algunos pacientes y sus familias han recurrido a colgar en YouTube vídeos de gente furiosa que grita por la falta de medicamentos y médicos.

El sitio web del Ministerio de Salud de Cuba dice que la nación de 11 millones de habitantes tiene ahora unos 32.000 casos activos de Covid-19. Informó de 6.923 casos diarios y 47 muertes el domingo, batiendo su récord anterior, establecido justo el viernes. Sólo un 15% de la población está totalmente vacunada, según el gobierno.

El movimiento de protesta cobró impulso después de que varias celebridades comenzaran a tuitear con el hashtag #SOSCuba. Mia Khalifa, una ex actriz de cine para adultos con casi cuatro millones de seguidores en Twitter, se unió al movimiento tuiteando insultos dirigidos al presidente. La oficina del presidente incluso respondió a las críticas de un cantante puertorriqueño, Residente. El post fue eliminado posteriormente.

El presidente Miguel Díaz-Canel asumió el cargo hace tres años, siendo la primera vez que se permitía a alguien ajeno a la familia Castro ocupar el puesto. Raúl Castro, que ya había cedido la presidencia, dejó este año el liderazgo del Partido Comunista.

El mandato de Díaz-Canel se caracterizó al principio por un mayor acceso a Internet, lo que contribuyó a alimentar el descontento de la población contra él, especialmente de los artistas.

El ministro de Asuntos Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, confirmó a través de Twitter que Díaz-Canel había acudido a San Antonio de los Baños, donde el gobierno insistió en que los manifestantes “asalariados” estaban tratando de provocar una reacción severa de las autoridades.

“Celebrar lo que han orquestado hoy en San Antonio de los Baños sólo descubre la peor naturaleza de las personas”, dijo el presidente en una cuenta de Twitter del gobierno.

“Los cubanos saben perfectamente que el gobierno de Estados Unidos es el principal responsable de la situación actual de Cuba”, dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores en un mensaje de Twitter. “Cuba y sus calles pertenecen a los revolucionarios”.

A las pocas horas de los extraordinarios acontecimientos, el presidente irrumpió en la programación de la televisión nacional para instar a los partidarios del gobierno a salir a la calle y enfrentarse a los manifestantes. Culpó a Estados Unidos de restringir las exportaciones, el acceso a los fondos y los viajes a Cuba, lo que provocó una escasez generalizada.

Díaz-Canel dijo en declaraciones televisadas el domingo que las protestas eran una forma de “provocación sistémica” por parte de disidentes que cumplían las órdenes de Estados Unidos. Dijo que Washington en los últimos meses había tratado de desestabilizar y debilitar la economía de la isla como parte de una política diseñada para “provocar una implosión social masiva.”

Granma, el periódico del Partido Comunista de Cuba, dijo en una rara referencia a las manifestaciones que las personas que salieron a las calles el domingo incluían partidarios del gobierno que “pueden haber sido confundidos por la desinformación en las redes sociales.”

“Llamamos a todos los revolucionarios a salir a la calle para defender la revolución en todas partes”, dijo el presidente. Añadió que las personas leales a la revolución estaban dispuestas a dar su vida para defender al gobierno. “Por encima de nuestros cadáveres”, dijo. “Estamos dispuestos a todo”.

Más temprano el domingo, Díaz-Canel publicó fotografías de enfermeras y otro personal médico llegando en autobús a Matanzas. Pero era demasiado tarde: Los meses de frustración contenida explotaron.

“Deberían estar llamando a la paz y al diálogo, no a la sangre”, dijo Andy Ruiz, un manifestante en La Habana, en una entrevista. “Lo que he visto hoy es que la gente ha visto la libertad por primera vez”.

Adonis Milán, director de teatro en La Habana, dijo que las condiciones extremas se convirtieron en algo demasiado difícil de soportar. “Esto ya no es una cuestión de libertad de expresión; es una cuestión de hambre”, dijo Milán. “La gente está saliendo a la calle. Piden el fin de este gobierno, del monopartidismo, de la represión y de la miseria que hemos vivido durante 60 años.”

Unas horas más tarde, volvió a llamar, sollozando, diciendo que le habían cortado Internet, que los antidisturbios estaban en las calles y que varios artistas habían sido detenidos después de pedir tiempo de emisión en la televisión nacional.

“Conseguí escapar”, dijo.