Inicio Salud Descubre Los Beneficios De Congelar Aloe Vera O Sábila. ¡Impresionante!

Descubre Los Beneficios De Congelar Aloe Vera O Sábila. ¡Impresionante!

306

■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

Al congelar el aloe vera nos aseguramos de que sus principios quedan intactos y de que guarda todas sus propiedades como el primer día.

Como seguro que todos sabemos a estas alturas, los beneficios del aloe vera o sábila son incalculables.  Para sacar el máximo provecho a esta planta a veces es necesario recurrir a diferentes vías, como puede ser la congelación de su gel.

El aloe vera es una perfecta solución para cuidar de la piel, pero también para efectuar una correcta depuración del sistema digestivo.

Se trata de una planta que tiene una textura gelatinosa lo que hace que a veces sea difícil conservarla adecuadamente. Ahí es donde cobra importancia el hecho de poder congelarlo. Un gesto sumamente sencillo y que tiene numerosos beneficios para el cuidado de tu piel y para preservar la salud.

RAZONES PARA CONGELAR EL ALOE VERA

La sábila tiene una serie de propiedades que actúan de manera inmediata. Sin embargo, cuando lleva un tiempo demasiado prolongado expuesto al frío, a los rayos UV, al viento, al polvo, etc. su gel acaba por perder la eficacia.

Es en ese momento cuando congelar la sábila se vuelve algo realmente importante. Además, existen otras maneras de conservar esta planta, como pueden ser con gestos tan sencillos como calentarla y dejarla en un recipiente que conserve la temperatura.

CÓMO CONGELAR EL ALOE VERA

Para congelar el aloe vera lo primero que se tendrá que hacer será recolectar, por un lado, las pencas de aloe vera. El aloe crece dos o tres veces al año y lo más recomendable es recogerlo durante la primera floración del año.

Una vez lo tengamos, deberemos retirar la piel exterior con la ayuda de un cuchillo afilado, con mucho cuidado para no dañar la propia estructura de la planta en sí.

Cuando hayamos quitado la piel, con una cuchara iremos retirando la capa translúcida y la iremos colocando en un recipiente de plástico, de preferencia que éste tenga varios espacios separados (por ejemplo, una cubitera). Al ser un gel se amolda al espacio del recipiente, así que eso no os supondrá un problema.

Cuando ya tengamos todo el gel de la penca y hayamos rellenado todos los huecos, solo nos quedará colocarlo en el congelador. De esta forma, podremos conservarlo tantos días como queramos.

CÓMO APLICAR EL ALOE VERA

Entre los beneficios de congelar el aloe vera o la sábila están el hecho de hacer perdurar sus propiedades, pero no son los únicos. También conseguiremos una consistencia mucho mejor.

Su aplicación después de estar varios días en el refrigerador es sencilla, ya que apenas en unos minutos veréis que volverá a tener la textura gelatinosa de nuevo.

BENEFICIOS DEL ALOE VERA

El aloe vera es muy recomendable en el caso de que tengamos alguna quemadura leve, tal y como afirma este estudio de la Universidad de Jaén (España) . Para aliviar el dolor y evitar posibles consecuencias nefastas lo mejor será aplicar un poco de gel encima de la herida.

Tener, en cierta medida, un horario predeterminado con suficientes horas dedicadas a descansar, aporta estabilidad y lucidez de pensamiento a nuestra mente.

Ayuda a mantener un equilibrio en nuestros pensamientos y a no sobrecargar con tantas preocupaciones nuestro centro intelectual. Asimismo, mejora el estado de ánimo y la actitud positiva con la que empezamos el día.

PARA AUMENTAR NUESTRO RENDIMIENTO

Nuestro rendimiento profesional depende por completo de las horas y de la calidad del descanso. Los niveles de atención y concentración aumentan en gran medida cuando hemos repuesto las energías. Por eso, aunque parezca contradictorio, la mejor manera de rendir al máximo es descansar el tiempo necesario.

Para mejorar nuestras relaciones

Las personas que no descansan bien o lo suficiente suelen sufrir alteraciones en su sistema nervioso.

Las alteraciones más frecuentes suelen ser la ansiedad o la irritabilidad.