Inicio Leer para Creer “Descubrí que mi abuelo era un asesino mientras escribía su biografía”

“Descubrí que mi abuelo era un asesino mientras escribía su biografía”

227

Durante décadas, Foti había oído hablar de los actos heroicos que hizo su abuelo para proteger a Lituania. Al crecer en Estados Unidos, donde la escritora vive actualmente, estaba orgullosa del pasado de su abuelo. Sin embargo, fue la directora de una escuela que lleva el nombre de su abuelo quien le «mencionó casualmente» que su abuelo «fue acusado de matar judíos». «Casi me desmayo cuando dijo eso, porque era la primera vez que lo escuchaba», recuerda Foti, que en ese momento tenía 38 años.

«Pensé que iba a escribir una historia maravillosa sobre mi abuelo. » .

Asesinato masivo de judíos

La escritora pasó 10 años revisando toda la información sobre su abuelo. Foti explica que el contenido estaba plagado de ideas antisemitas, incluyendo por qué los lituanos deberían «boicotear» a los judíos. Otra documentación que encontró también confirmó que su abuelo era una admirador de Adolf Hitler y Benito Mussolini. Más del 95% de los judíos lituanos fueron asesinados durante el régimen nazi en ese país.

Hoy, junto con algunos miembros de la comunidad judía lituana y sus descendientes en el extranjero, Foti está haciendo campaña para eliminar el nombre de su propio abuelo de la lista de héroes nacionales lituanos. Pero Foti dice que descubrió documentación que demostraba que Noreika era un miembro de la resistencia antisoviética ycolaboró con los nazis en 1941, cuando tenía 30 años. Su abuelo dirigió una operación de expulsión de sus hogares de judíos, que fueron llevados a guetos. Y descubrió pruebas contundentes de que Noreika supervisó el asesinato en masa de casi 2.000 judíos.

Una amistad cercana y muy poco probable

La evidencia más sólida para probarlo está en las memorias escritas por el secretario de Noreika, quien afirma que su jefe dio la orden de matar a los judíos. «Así que era un testigo», dice Foti. Mientras descubría cada vez más pruebas de las atrocidades de su abuelo, algunos judíos lituanos hacían sus propias campañas contra Noreika, incluido Grant Gochin, quien afirma que al menos 100 de sus familiares fueron asesinados por aquel hombre.

La monja que salvó en secreto a 83 niños judíos de la persecución nazi durante la Segunda Guerra Mundial

Tan cercana de hecho, que cuando Gochin presentó un caso contra Lituania en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, Foti apoyó el caso con su propia declaración jurada.

Experiencia traumática

Descubrir el pasado de su abuelo fue una experiencia muy traumática para Foti, quien admite que no escribiría el libro si su madre o su abuela aún vivieran. «Esto ha destrozado mi identidad lituana. Una vez fui una lituana muy orgullosa y ahora me avergüenzo. Tuve que aceptar el horror, no solo del papel de ese país en el genocidio, sino su rol en la negación, lo que me aterrorizó durante años».

Sin embargo, Foti cree que su madre no sabía mucho sobre el pasado de su padre. « Creo que tiempo después debió haber escuchado el rumor, pero entonces lo negó, como yo y como la mayoría de los lituanos». Gochin dice que realmente aprecia y admira el valor de Foti.

El desafío de los descendientes de las víctimas del Holocausto que regresan a vivir en Alemania

Alguien que creía que los lituanos «lamentablemente jugaron un papel importante en él». Al hacer esto, como lo hizo con la biografía de su abuelo, no solo será «sanación para las familias de las víctimas» sino también «sanación para los lituanos».