Inicio México El día que atacaron a la mamá del “Chapo” Guzmán en su...

El día que atacaron a la mamá del “Chapo” Guzmán en su propia casa

218

■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

Han pasado años desde aquel sábado en una de las zonas más simbólicas de la droga en México, La Tuna, que se convirtió en el día que Consuelo Loera, la mamá de Joaquín «El Chapo» Guzmán, habría sido víctima de un asalto en su propia casa. Ese sábado de junio un comando armado de 150 personas ingresó al hogar de Consuelo Loera, según reportó el medio Río Doce en 2016. El comando armado irrumpió a punta de disparos y gritos a su morada, además de que cortaron el internet para evitar la comunicación de Consuelo con el exterior. Según investigaciones de la periodista Anabel Hernández, los atacantes llegaron hasta la mamá de «El Chapo» a quien le quitaron las llaves de la casa.

Consuelo Loera lograba huir a bordo de una avioneta que despegó de una de las pistas clandestinas que hay en el lugar. Según los testigos consultados por Proceso, Consuelo Loera sólo estaba nerviosa y sin impacto en su salud. Un ejemplo de esto ocurrió en febrero del 2019, durante el llamado Juicio del Siglo cuando en una entrevista para la cadena de televisión Univisión, la mamá del Chapo solicitó al jefe del ejecutivo que intercediera por su hijo. Sin embargo, el llamado no tuvo éxito, pues el proceso judicial de Joaquín Guzmán Loera en Nueva York concluyó en el veredicto que todos conocen, en donde al ex líder criminal se le confinó de por vida en una prisión de máxima seguridad de Estados Unidos.

El presidente mexicano, estrechó en marzo pasado la mano de la madre de Joaquín el Chapo Guzmán, durante una visita este fin de semana a la ciudad natal del famoso narcotraficante, preso en Estados Unidos, en un gesto que ha despertado fuertes críticas al mandatario. En un video de 30 segundos publicado en Twitter a última hora del domingo, se puede ver al mandatario acercándose al automóvil de María Consuelo Loera, estacionado en un camino de terracería en las afueras de Badiraguato, un municipio montañoso en el noroeste del estado Sinaloa.