Inicio México “El error más grave de todos es no haber rectificado”: Laurie Ann...

“El error más grave de todos es no haber rectificado”: Laurie Ann Ximénez-Fyvie, reveló la criminal gestión de la pandemia en México

466

■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

Hasta este jueves, en México se registra un acumulado de 1,886,245 contagios y trágica cifra de 161,240 muertos por COVID-19. Es el tercer país a nivel mundial con más pérdidas de vidas humanas a causa del virus. Laurie Ann Ximénez-Fyvie. La Doctora en Ciencias Médicas por la Universidad de Harvard es una de las especialistas que, a nivel nacional, ha observado y emitido recomendaciones a la población sobre las medidas esenciales de protección ante el SARS-CoV-2.

También, desde hace casi un año del azote de la pandemia en México, ha analizado y señalado la actuación del gobierno ante la crisis, tanto en los pro como en los contras. «Un daño irreparable’, quise titular así el libro para hacer entender la realidad de lo que para cientos de miles representa esta catástrofe que ha ocurrido con el mal manejo de la pandemia. » Y entonces explicó que el principal error «sin duda, ha sido el no aspirar a una estrategia de contención de contagios», en referencia al plan de mitigación emprendido por el Dr. Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud y la rostro del gobierno ante la pandemia. Precisamente, relacionado con lo primero, este miércoles la la Organización Panamericana de la Salud alertó que en México los casos y las muertes por el virus continúan aumentando, especialmente en los estados que atrajeron un turismo significativo durante la temporada navideña, como Guerrero, Quintana Roo, Nayarit y Baja California del Sur.

Mientras que sobre lo segundo, la Organización Mundial de la Salud advirtió recientemente que en México «la tasa de positivos es muy alta y si se hicieran más pruebas probablemente sería mayor». Y otro error «muy grave», agregó, es haber limitado la toma de muestras solo a la población sintomática. «Nos tienen volando a ciegas porque no sabemos en realidad cuál es la extensión de la dispersión de los contagios en la comunidad», tomando en cuenta que el 70% de los casos son asintomáticos, según reportó en diciembre el Instituto Nacional de Salud Pública. «El error más grave de todos es no haber rectificado nunca la estrategia».

Con el contagio del presidente Andrés Manuel López Obrador se presentan dos escenarios ocurridos ya en países que llevaban el mismo comportamiento que México en el momento en que sus gobernantes se enfermaron. Uno tuvo lugar en Reino Unido, con el primer ministro Boris Johnson, quien tras salir del hospital cambió su enfoque y trató la pandemia con mayor urgencia. El otro es el de Trump y Bolsonaro –EEUU y Brasil– que desestimaron la gravedad del virus y de sus consecuencias. Laurie Ann, «esperemos que sea al estilo Boris Johnson», se contesta, «si sale a decir ‘ya vieron que me fue súper bien’ y ‘esto no es grave’, el daño será incalculable».

«Lo primero que se necesita hacer es enviar mensajes claros a la población. Se necesita ampliar la capacidad de pruebas de pruebas diagnósticas e implementar una estrategia de rastreo de contactos», es decir, a partir de un positivo poder ubicar casos asintomáticos para cortar las cadenas de contagio.

«La vacunación es una oportunidad para redimir todos los errores cometidos antes»

« Parece una estrategia improvisada», lamentó, «se iba a empezar con los profesionales de la salud, pero no los han terminado de vacunar y ya están vacunando a maestros en Campeche, ese estado ya pasó a amarillo, de cualquier manera no van a tener clases, pero los médicos sí están viendo pacientes Covid diario».

«Yo no hablo desde una perspectiva política, eso lo sé yo»

Ante los ataques y señalamientos negativos de los que ha sido blanco desde la publicación de su libro, la Dra. Laurie, «en el grueso de las cosas no importó yo, importa que podamos detener esta catástrofe que está ocurriendo en el país, porque detenerla implica que vamos a salvar miles de vidas». Laurie Ann señaló con gran pesar que las previsiones apuntan a, en cifras reales, un acumulado de 600,000 muertos para el verano. « Necesitamos contener los contagios o vacunar a la población lo más pronto posible».