Inicio Latinoamérica El ex diplomático Bill Richardson viajará a Caracas para negociar con Maduro...

El ex diplomático Bill Richardson viajará a Caracas para negociar con Maduro la liberación de los estadounidenses detenidos

224

■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

El ex gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, planea viajar esta semana a Venezuela para instar al presidente Nicolás Maduro a liberar a varios estadounidenses encarcelados, como un gesto de buena voluntad destinado a aliviar las tensiones con Estados Unidos.

El Centro Richardson, que busca la libertad para los estadounidenses en manos de gobiernos extranjeros hostiles y organizaciones criminales, anunció el lunes la reunión prevista con Maduro en las redes sociales.

Richardson no dijo en nombre de quién viajaría a Caracas o qué día se reuniría con Maduro, quien recientemente fue acusado de cargos de narcotráfico en Estados Unidos.

Pero entre los ciudadanos estadounidenses encarcelados en Venezuela se encuentran dos ex Boinas Verdes, Luke Denman y Airan Berry, arrestados en mayo mientras participaban en una incursión fallida organizada desde la vecina Colombia para expulsar a Maduro.

También hay arrestados seis ejecutivos petroleros de Citgo, cinco venezolanoamericanos y uno residente permanente de Estados Unidos, que fueron llevados a Caracas para una reunión a fines de 2017 en las oficinas de PDVSA, el gigante petrolero estatal de la compañía con sede en Houston, cuando agentes de seguridad enmascarados invadieron una sala de juntas y se los llevaron.

Si bien la visita de Richardson es una misión privada, coordinó con el Departamento de Estado y mantuvo informados a los funcionarios estadounidenses sobre sus planes, según personas familiarizadas con el viaje que hablaron bajo condición de anonimato.

La diplomacia cara a cara contrasta con la política estadounidense de “máxima presión” sobre un líder considerado por Washington como un dictador y capo de la droga. La administración Trump cerró la Embajada de los Estados Unidos en Caracas en marzo de 2019 después de reconocer a Juan Guaidó, el jefe del congreso controlado por la oposición, como el líder legítimo de Venezuela.

Últimamente, sin embargo, el presidente Donald Trump ha mostrado signos de perder la fe en la capacidad de Guaidó para eliminar a Maduro, quien ha mostrado un sorprendente grado de resistencia en medio de sanciones cada vez más duras de Estados Unidos que han acelerado el colapso económico de la nación caribeña.

“Parece estar perdiendo cierto poder”, dijo Trump sobre Guaidó el viernes en una entrevista con Telemundo“Queremos a alguien que tenga el apoyo de la gente. Apoyo a la persona que tiene el apoyo de la gente “.

Richardson, ex embajador de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas durante la presidencia de Clinton, ha abierto canales diplomáticos con varios gobiernos hostiles, incluidos IránCuba Corea del Norte, para ganar la liberación de unos 40 estadounidenses. Incluyen al ex veterano de la Marina de los EE. UU. Michael White, quien fue liberado el mes pasado por Irán después de dos años en la cárcel como parte de un acuerdo que alcanzó también a un médico estadounidense-iraní en la cárcel norteamericana.

Su relación con Maduro se remonta a cuando el venezolano viajaba a las Naciones Unidas como ministro de Relaciones Exteriores de Hugo Chávez. Los dos también se cruzaron en la inauguración en 2018 del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador. Richardson también trabajó detrás de escena para traer a casa a otro estadounidense encarcelado en Caracas, el ex misionero mormón Joshua Holt, quien ganó su libertad en 2018.

El régimen de Maduro publicó el mes pasado un video que muestra a los seis ejecutivos petroleros estadounidenses en relativamente buenas condiciones después de que sus seres queridos expresaron temor por su salud en medio de la pandemia de coronavirus.

“Dadas las limitaciones, nuestras condiciones aquí han sido buenas”, dijo uno de los hombres, el ex presidente de Citgo, José Pereira, entre los clips de los hombres vestidos con atuendo naranja de la cárcel jugando ping pong y levantando pesas. “Nos tratan respetando nuestros derechos humanos”.

Se sabe menos sobre la condición de los ex soldados de las fuerzas especiales de EE. UU. Los dos aparecieron en videos poco después de su captura y dijeron que habían sido contratados por una compañía con sede en Florida dirigida por un ex colega de las fuerzas especiales, Jordan Goudreau, para entrenar a un ejército voluntario de venezolanos para llevar a cabo un asalto.

La administración Trump ha dicho que Estados Unidos no participó en el ataque, que involucró a un pequeño contingente de hombres ligeramente armados que fueron fácilmente sometidos cuando llegaron a la costa de Venezuela a bordo de unas lanchas.

(Con información de AP)