Inicio Latinoamérica El secuestro de cuentas y acciones del diario La Prensa por el...

El secuestro de cuentas y acciones del diario La Prensa por el ex presidente de Panamá representa “un cepo al libre ejercicio del periodismo”

273

■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

El presidente de la editorial Corporación La Prensa, Diego Quijano, dijo este lunes que el secuestro de cuentas y acciones del diario panameño La Prensa por el ex presidente Ernesto Pérez Balladares constituye “un cepo al libre ejercicio del periodismo” y un “hostigamiento y un acoso judicial sin precedentes”.

“Hemos convocado esta rueda de prensa para informar la amenaza para los derechos humanos de las acciones contra la corporación”, comenzó Quijano en una comparecencia ante los medios retransmitida en las redes sociales. “Queremos advertir a la ciudadanía que a la luz de los hechos la acción del juzgado es desproporcionada y representa por sus efectos un cepo al libre ejercicio del periodismo”.

El pasado 22 de junio fue decretado formalmente el secuestro de cuentas y acciones por valor de hasta 1,3 millones de dólares por Pérez Balladares por una demanda civil admitida en marzo de 2012 y que aún no se ha resuelto. El ex mandatario reclama 5,5 millones de dólares por notas periodísticas sobre los procesos por presunto lavado adelantados por fiscalía, las cuales consideró parte de una campaña de desprestigio en su contra que, a su juicio, se inició en 2009 con la publicación de documentos que daban cuenta de fondos provenientes de casas de juego que fueron beneficiadas con concesiones durante su Administración.

Quijano anunció por su parte que este lunes se presentó una fianza por 1.13 millones de dólares, junto a la petición de levantamiento de secuestro. “No tenemos garantizado el resultado, pero confiamos en que el derecho prevalecerá ya que la ley está de nuestro lado”, dijo.

El fallo judicial pone en riesgo la operatividad de los periódicos La Prensa y Mi Diario y dificulta el pago de salarios a 240 trabajadores, según el Colegio Nacional de Periodistas (CNP) de Panamá.

“Esta medida cautelar no afecta únicamente a la prensa”, agregó Quijano. “Es un precedente contra todos quienes se atreven a criticar a quienes detienen el poder político, a indagar los posibles actos de corrupción, y los actos irregulares o violaciones de los derechos humanos”.

Quijano aseguró que el objetivo de la demanda de difamación, que según la ley panameña puede llevar al secuestro de los bienes aún sin una sentencia firme, es “amenazar, intimidar, callar, censurar, amordazar a la ciudadanía”.

“Hoy es la prensa secuestrada, mañana es una activista ambiental, un periodista independiente, un ciudadano que escribe una columna de opinión”, aseguró el presidente del grupo editorial.

“Estamos enfrentando un hostigamiento y un acoso judicial sin precedentes producto de un sistema judicial permisivo que no tutela debidamente los derechos de libertad de prensa, la libertad de expresión y el derecho a la información”, dijo, al recordar que, según la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), La Prensa tiene 12 demandas civiles y 22 querellas penales y que entre todas los demandantes reclaman 84 millones de dólares.

“¿Cuál es el futuro del periodismo y de la democracia en este país si todo funcionario ahora puede hacer a sus anchas porque pude sentirse seguro de que nadie podrá publicar con la amenaza de un secuestro de sus bienes?”, se preguntó Quijano.

El ejecutivo recordó que “la liberad de prensa es un derecho instrumental, es decir sirve de instrumento para proteger otros derechos y por eso se encabeza como la libertad más sagrada”.

“Se protege sobre todas las demás porque si no hay libertad de expresión nadie se puede enterar de las violaciones al resto de los derechos, nadie puede denunciar las violaciones, nadie puede defender la violación a los derechos”, dijo Quijano.

Por su parte, Pérez Balladares negó que el espíritu de su demanda civil, que aún no está resuelta, haya sido afectar las libertades de expresión y prensa y que más bien las defiende para “defender su honor”.

“Esto no se trata del derecho de una persona a defender su honor si se siente afectada”, dijo Quijano sobre este argumento del ex presidente. “Esto se trata de los montos que reclaman. Si uno está preocupado va a pedir una publicación en el diario y que se reembolsen los gastos legales. Por eso nosotros consideramos que esta medida es una amenaza”.

Quijano también agradeció a los colaboradores y ciudadanos, “en especial a aquellos que incluso siendo críticos de estos medios han tenido el criterio para identificar el trasfondo tenebroso para la democracia que se dibuja con esta acción”.

“Hoy vivimos en una democracia, débil, pero una democracia, con todas su imperfecciones”, finalizó Quijano. “Ello no hubiera sido posible sin el trabajo que realizan los periodistas de esta organización”.

Finalmente, aseguró que los periodistas del grupo van a “seguir haciendo nuestros trabajo. Publicando lo que hay que publicar siguiendo los más altos estándares del periodismo. Lo vamos a seguir haciendo durante el tiempo que sea posible”.