Inicio USA Emma Coronel se habría entregado, busca ser testigo protegido

Emma Coronel se habría entregado, busca ser testigo protegido

160

■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

Emma Coronel Aispuro, la joven esposa del narcotraficante, Joaquín «Chapo» Guzmán, se habría entregado voluntariamente a las autoridades de Estados Unidos para convertirse en una testigo protegido. Cabe recordar que el pasado lunes 22 de febrero, el Departamento de Justicia de EEUU informó que ese día Coronel Aispuro fue «arrestada» en el aeropuerto internacional de Dulles, Virginia, por delitos relacionados con el tráfico internacional de drogas. Está acusada de conspirar para introducir drogas ilícitas en Estados Unidos y ayudar a su esposo a salir de una prisión de máxima seguridad en México. Jeffrey Lichtman, abogado de Coronel y quien también encabezó la defensa del el líder del Cártel de Sinaloa, acusó a las autoridades de Estados Unidos de haber filtrado la entrega de Coronel.

Los fiscales federales revelaron los cargos contra Coronel dos años después de que su esposo fuera declarado culpable de cargos federales de drogas, armas y lavado de dinero y sentenciado a cadena perpetua en una prisión federal de Estados Unidos sin libertad condicional.

De las sombras a celebridad

Emma nació en San Francisco, Estados Unidos, pero creció en la sierra de Durango que colinda con Sinaloa, una región pobre conocida como el Triángulo Dorado. Durante un tiempo, el padre de Coronel, Inés Coronel Barreras, supuestamente estuvo a cargo del traslado de marihuana del cártel de Sinaloa hacia Arizona, EEUU. Coronel desapareció de la vida pública hasta 2011, cuando se reportó que había dado a luz a sus hijas gemelas en el condado de Los Ángeles, California. El 22 de febrero de 2014, Coronel estaba con Guzmán y sus hijas en el puerto de Mazatlán, en el Pacífico, cuando la Marina arrestó a «El Chapo».

Había llevado una vida relativamente discreta hasta el momento en que fue parte de un extenuante juicio que atrajo los reflectores internacionales. Pero sus acciones violaron las reglas no escritas para los familiares, especialmente los cónyuges, de llevar una vida discreta. «La mamá también está preocupada que le pudieran hacer daño a Emma, algún cártel enemigo, como ella estaba muy suelta, como estaba muy en la calle, muy en los antros, muy en una vida social muy desenfrenada», dijo Hernández que le había informado su fuente.