Inicio Migrantes Esperaba su deportación tras condena por manejar ebrio. Pero murió por coronavirus...

Esperaba su deportación tras condena por manejar ebrio. Pero murió por coronavirus en centro de detención

204

■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

Un inmigrante guatemalteco que estaba recluido en el Centro de Detención de Stewart, en el sur de Georgia, murió tras resultar contagiado de coronavirus, informó este lunes el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Santiago Baten Oxlaj, de 34 años, es el segundo indocumentado que muere mientras estaba bajo custodia de ICE, luego del fallecimiento a principios de mes del salvadoreño Carlos Ernesto Escobar Mejía, de 57 años y quien se encontraba bajo custodia de la agencia federal en San Diego (California).

A ellos habría que sumar el caso del hondureño Óscar López Acosta, quien falleció en Ohio pocos días después de haber sido liberado por ICE de la cárcel del Condado de Morrow, donde contrajo la enfermedad.

Baten Oxlaj, que aguardaba su deportación, fue declarado muerto a las 5:03 am hora local del domingo por profesionales médicos en el Hospital Regional Piedmont Columbus, en la ciudad georgiana de Columbus, donde había estado hospitalizado desde el 17 de abril.

La causa preliminar de muerte se enumeró como complicaciones relacionadas con COVID-19, informó ICE en un comunicado.
“ICE está firmemente comprometido con la salud y el bienestar de todos los que están bajo su custodia y está llevando a cabo una revisión integral de este incidente en toda la agencia”, indicó ICE.

El 2 de marzo las autoridades migratorias arrestaron al guatemalteco en la Oficina Municipal de Libertad Condicional de Marietta, en Georgia, después de que fuera condenado por conducir bajo los efectos de alcohol o drogas, y 24 días más tarde un juez de inmigración le otorgó la salida voluntaria a Guatemala.

Antes de ser hospitalizado, Baten Oxlaj se encontraba recluido en la prisión de Stewart, en Lumpkin, una zona remota a unas 150 millas al sur de Atlanta, donde ICE ha confirmado otros 16 casos.

Al parecer, su salud se agravó porque padecía de diabetes, según informó el Ministerio de Relaciones Exteriores guatemalteco.

Desde que comenzó la crisis generada por el coronavirus, organizaciones defensoras de los inmigrantes han advertido de las serias consecuencias que puede tener la enfermedad en las prisiones de ICE y por ello han demandado la liberación de los detenidos.

“Esta es una terrible tragedia. Le hemos estado pidiendo al Gobierno por meses que libere a los inmigrantes detenidos de estas horribles prisiones manejadas por corporaciones que tienen un historial mortal”, declaró este lunes a Efe Azadeh N. Shahshahani, directora legal de Project South.

ICE “tiene la responsabilidad de liberarlos a todos antes que ocurra una catástrofe mayor”, agregó.

De acuerdo con ICE, al 16 de mayo, de los 26,660 inmigrantes que se encontraban recluidos en sus centros de detención en todo el país, 1,201 dieron positivos al COVID-19 tras realizarse un total de 2,394 pruebas.

Se estima que unos 900 indocumentados, considerados “vulnerables”, han sido liberados desde que comenzó la pandemia, que ha provocado que 372 inmigrantes lograran salir por orden judicial, aunque ninguno de ellos en Stewart.