Inicio Sexología La curvatura del pene y la enfermedad de peyronie: cómo afecta a...

La curvatura del pene y la enfermedad de peyronie: cómo afecta a la sexualidad

88

■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

Quizás nunca habías escuchado nada sobre esta afección, pero cada 100.000 habitantes, 388 hombres sufren la enfermedad de Peyronie (llegando a afectar al 1,5% de los varones de entre los 30 y 39 años y al 6,5% por encima de los 70). Conocida también como curvatura peneana, varones de todas la edades padecen esta condición médica que afecta a su salud sexual y psicológica.
Tener una erección curva (por el desarrollo de tejido fibroso dentro del miembro) no tiene por qué ser una preocupación, pero si causa mucho dolor o la curvatura es muy sifnificativa debes acudir a tu médico para que lo examine. Puede que sea congénita y aparezca antes de los 20-25 años, con las primeras elevaciones del pene. Se origina porque los cuerpos cavernosos crecen más que la uretra y esta discrepancia de tamaño provoca (cuando está rígido) que se doble.

Es muy posible que no tengas relaciones sexuales o que sufras disfunción eréctil, pero además hay muchas probabilidades de que padezcas estrés y ansiedad. En ocasiones, la enfermedad desaparece sola. Pero, en la mayoría de los casos, se mantendrá estable o empeorará. Puede ser necesario realizar un tratamiento si la curvatura es lo suficientemente grave como para evitar tener sexo satisfactorio.

Síntomas y causas
Según la Clínica Mayo, los signos de esta enfermermedad «pueden aparecer de repente o presentarse de manera gradual». Los más frecuentes son el tejido cicatrical que puede sentirse debajo de la piel como bultos planos o una banda dura. El pene puede curvarse hacia arriba, abajo o doblarse hacia un costado. En algunos casos, cuando está erecto puede tener una apariencia estrecha, con surcos o en forma de reloj de arena, con una banda ajustada y angosta alrededor del cuerpo.
También es posible que no puedas mantener la erección y en muchos casos ni siquiera tener una. Como resultado de la afección también es probable un acortamiento del miembro y fuertes dolores.

Tratamiento
Hasta el momento los tratamientos farmacológicos se han visto insuficientes para evitar la progresión de la placa de fibrosis. Si notas una incurvación o un bulto, debes consultar con un urólogo especializado. Muchos médicos no saben como tratarla y le dicen al paciente que no es nada.

Los objetivos del tratamiento son aliviar el dolor, mejorar la incurvación y detener la progresión de la enfermedad. No hay uno que haya demostrado ser efectivo en todos los casos, pero recientemente se han presentado diferentes trabajos sobre el efecto de las ondas de choque de baja energía. Estas consiguen, en muchos casos, hacer desaparecer la dolencia y paralizar el avance de dicha placa, evitando así la cirugía.