Inicio Farándula La realidad de la supuesta muerte de “Tigresa”

La realidad de la supuesta muerte de “Tigresa”

150

■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

La madrugada del lunes el nombre de Irma Serrano se convirtió en tendencia en las redes sociales de México. Usuarios reportaron la supuesta muerte de la “Tigresa”, legendaria actriz y vedete mexicana.

El día que llevó serenata a la esposa del presidente en Los Pinos

Los hombres del poder político en México siempre han estado rodeados de escándalos, romances fugaces, infidelidades y corazones rotos. Esta es la historia de la actriz Irma Serrano, amante del entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz. El mandatario y la actriz sostenían un intenso romance, un amor prohibido. En su libro «La Suerte de la Consorte, Sara Sefchovich» relata que mientras Guadalupe Borja se aislaba de su marido porque no podía soportar las presiones que surgieron tras la masacre estudiantil, Díaz Ordaz inició una historia de amor con Irma Serrano, conocida como «La Tigresa».

Lo sucedido en 1968 hizo que la salud de la primera dama se deteriorara, «se le veía temblorosa e inestable» y su hija empezó a aparecer en actos oficiales, «como primera dama sustituta», detalla el libro que vio la luz en 1999. En cambio, el affaire entre la actriz y el presidente iba de viento en popa. Irma Serrano reveló en sus memorias que lo conoció «en una de tantas reuniones de políticos. » La relación extramarital debió confinarse a cuatro paredes.

Díaz Ordaz siempre fue generoso. De acuerdo a la versión de la actriz y política chiapaneca, la primera dama fue la responsable y a través del secretario de Gobernación, Luis Echeverría, Doña Guadalupe intervino para boicotear sus proyectos cinematográficos, discográficos y hasta sus apariciones en televisión. Adolorida, Irma Serrano se enfundó en un traje folclórico, rentó los servicios de un grupo de mariachis y acudió a la Residencia Oficial de los Pinos, decidida a cantar su verdad y a llevarle una serenata a la esposa del presidente por su cumpleaños. «Firme, Irma, firme, me dije a mí misma para recuperar el valor que se me andaba queriendo huir».

El relato que La Tigresa comparte incluye las estrofas que ella misma escribió para esa especial ocasión

Asegura que Gustavo Díaz Ordaz salió de la casa para encarar la sorpresiva serenata y terminar la relación. Al ver que el final del romance era definitivo, Irma Serrano le soltó una bofetada. Los guardias del Estado Mayor Presidencial cortaron cartucho, pero el presidente dejó pasar la agresión. Al parecer, el golpe en el rostro le provocó un desprendimiento de retina al mandatario, pero La Serrano salió de Los Pinos y de la vida amorosa de Díaz Ordaz.

Irma Serrano, La Tigresa

Irma Consuelo Cielo Serrano Castro es conocida como Irma Serrano, La Tigresa. La Tigresa tenía una belleza inigualable y una mirada intensa y penetrante, con la que revelaba el carácter fuerte y decidido. Conquistó a empresarios, hombres adinerados y al presidente de México, Gustavo Díaz Ordaz. En la década de los 90, Irma Serrano desapareció del mundo del espectáculo para incursionar en la política.

Gustavo Díaz Ordaz Bolaños nació en San Andrés Chalchicomula, Puebla el 12 de marzo de 1911. Fue abogado y se desempeñó como Presidente de México del 1 de diciembre de 1964 al 30 de noviembre de 1970. La Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado concluyó en el 2007 que Díaz Ordaz ordenó la represión del movimiento estudiantil de 1968 y el operativo militar denominado Operación Galeana que causó la matanza de Tlatelolco, con un número indeterminado de muertos, heridos, detenidos y desaparecidos.