Inicio México Lecheros y ambientalistas pelean agua en México

Lecheros y ambientalistas pelean agua en México

377

■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

«El que se quede en esto del forraje a partir de ahora es pendejo», insiste. Este agricultor se dice decepcionado del campo en el norte del país después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador pidió a las empresas lecheras y productores de alfalfa en los estados del norte del país auto limitarse en el consumo de agua para la producción o, de lo contrario, el gobierno tendría que intervenir. «No se trata de que se deje de producir la leche sino ya no seguir ampliando las áreas de cultivo de alfalfa porque significa más agua para producir leche, la leche es agua», dijo durante una visita a Cuatro Ciénegas, una zona natural protegida por el medio que está a un paso del colapso por la sobre explotación del agua para la alfalfa. «El estado mexicano tiene que jugar un papel en la planeación para ordenar el desarrollo del país porque en el pasado se priorizó el desarrollo en manos del mercado sin pensar en el medio ambiente», agregó el presidente.

Javier Fraustro dejó de producir algodón a principios del siglo XXI, por ahí en el año 2003, cuando muchos campesinos de la región vieron en el forraje que requerían los ganaderos para los lácteos, una oportunidad de crecimiento porque Coahuila es el segundo estado de mayor producción de leche y sus derivados. Cada año, la producción ha ido a la alza. De acuerdo con cifras de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, tan sólo en enero y febrero de 2021 el aumento fue de 2.2% respecto a enero-febrero del año pasado, con lo que se alcanzó una producción de 1,988.1 millones de litros. Particularmente en Coahuila, en el municipio de Cuatrociénegas, de las 2,500 hectáreas de pozas protegidas que había a principios del siglo pasado, actualmente sólo quedan el 10%, esto es, unas 250 hectáreas debido a la sobreexplotación del acuífero en los últimos 20 años para el cultivo de alfalfa.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales declaró recientemente que el rescate de esas pozas o manantiales debe ser una «prioridad nacional» porque poco a poco se han construido canales de los que se extraen entre 1,300 a 2,000 litros de agua por segundo provocando la desecación de los pozos de importancia ecológica vital. Cuatrociénegas es el único lugar en el planeta donde habita la mayor diversidad de bacterias con más de 3,800 millones de años de antigüedad que forman estromatolitos, estructuras que al endurecerse adquieren el aspecto de piedra y que encierran el misterio del origen de la vida. Los primeros dragados en el valle se realizaron a principios del siglo XX para llevar agua de consumo doméstico al municipio de Frontera y se intensificaron en los años sesenta, para conducir el líquido a ejidos y comunidades vecinas. A principios del año 2000, se abrieron nuevas perforaciones en una apuesta cada vez mayor por le economía del forraje.

Fue entonces cuando Javier Fraustro dejó el algodón por el alfalfa en una decisión pragmática, sin saber nada de asuntos ambientales. Ni Alpura ni Lala se han quedado quietas y, en respuesta, incrementaron sus ventas en el sector de leches saborizadas , quesos, cremas y yogurts mediante nuevas estrategias de mercado. Esto ha demandado lácteos en las regiones donde ya hay una infraestructura para la producción. Montarla al sur del país, como sugiere el presidente, sería empezar de cero para el reordenamiento de la economía.

Por ahora, la distribución del agua en las regiones alfalferas del norte se disminuyó en un 25%. El plan del gobierno es que los productores dejen de cultivar alfalfa y opten por otros cultivos resistentes a la sequía y salinidad, como el nopal forrajero.