Inicio Opinión LOS OPTIMATES…

LOS OPTIMATES…

203

Por: MD Hugo Alday Nieto

En la Roma del año 130 aC aproximadamente, existían diversos grupos de poder llamados los Optimates, amigos y cercanos al dictador Sila, que controlaban el Senado, el Poder Judicial y todo el Poder económico de la expansión de Roma. Poder que crecía sobretodo a partir de las riquezas que les ofrecía África después de la conquista de Publio Cornelio Escipion y la derrota del temido general cartaginés Aníbal.

El control de la riqueza y las tierras se llevó a cabo por unas pocas familias que mantenías su derecho de sangre a través de una definida oligarquía familiar en la que el poder siempre recaía en los mismos.

Sin embargo, antes del surgimiento de Cayo Julio César como el Augusto emperador que todos conocemos derivado de la historia universal, existió un joven, nieto de aquel gran conquistador de África traicionado por el poderoso Senador Catón.

Era tal la desesperación que ahogaba a todos, que ese joven de nombre Tiberio Sempronio, fue electo como tribuno de la plebe y propuso la Ley de Reparto de Tierras para beneficiar a los más pobres, sin embargo no se logró su objetivo dado que fue asesinado por emisarios del Senado.

Así, la Roma floreciente antes del año 100 aC se debatía en la total corrupción e impunidad, y esto precisamente generó la formación del carácter de quien más adelante sería conocido como “el César”. A cuya familia, persiguió y amenazó constantemente el dictador Sila, creando un liderazgo a partir de la persecución y la violencia, muy al estilo de Dimiciano en el 100 dC de donde emanó Trajano, y muy al estilo de los dictadorcitos a los que hemos sobrevivido.

Si retomamos esta historia en lo local, estoy cierto de que pueden encajar las piezas de esta antigua Roma con el Quintana Roo de hoy, con los mismos “gens” y grupos de familias enlazadas entre sí, pero gobernando una y otra vez con distintos colores, aunque siempre los mismos. Primos, tíos y hermanos, pero todos traspasándose el poder en las mismas familias.

Sin duda, este también es el mejor caldo de cultivo para que florezcan nuevos líderes como en su momento Julio César o Marco Ulpio Trajano, y con ello un mejor Quintana Roo, del que se desenquiste de una buena vez a las oligarquías familiares y cupulares para dar cabida al primer gobierno democrático de este estado, y que mejor, que este resurgimiento pueda ser representado por una mujer de izquierdas.

Hoy estamos frente a una posibilidad histórica de desterrar a los oligarcas, a los de siempre, a los que durante más de 50 años nos han engañado, a los que se enriquecen con cada respiro de los ciudadanos de esta tierra.

Y será responsabilidad de todos el atrevernos a decidir por el derrocamiento del pasado, o bien, de repetir la historia que hemos vivido cada 6 años con las mismas caras, para que la vida siga, como siguen las cosas que no tienen mucho sentido…

*Hugo Alday Nieto es licenciado en derecho por la Universidad La Salle del Pedregal, Maestro en Derecho por la Universidad del Anahuac del Mayab, Master Internacional en Propiedad Intelectual, Industrial y Derecho de la Competencia por la  Universidad de Alicante, España. Cuenta con publicaciones especializadas en derecho en Mexico y el extranjero, donde destacan colaboraciones con Porrúa, UNAM, ASIPI, AMPPI, INDAUTOR, Marcasur, la Universidad de Alicante y otros. Ha representado al estado de Quintana Roo en la protección de marcas turísticas y logró mediante controversia constitucional la denominación de origen del Chile Habanero de la Península de Yucatán en la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Ha laborado en la Secretaria de Gobernacion, el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Lotería Naciona para la Asistencia Pública y como secretario técnico del Municipio de Benito Juárez (Cancún) y es diputado federal suplente. Actualmente escribe para www.grupopiramide.com.mx; www.Cancunissimo.mx; www.ruptura360.mx, y