Inicio Salud ‘Mistake’, muñeco que revolucionó el aprendizaje

‘Mistake’, muñeco que revolucionó el aprendizaje

123

■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

Mayra Azanza tiene magia en las manos. Cuando era niña, su abuela la enseñó a coser en una Singer, una popular marca de máquinas que había en casi todas las casas de México, de donde Mayra es originaria. Tanto coser como crear alebrijes apasionan a Mayra, así que no le costó mucho trabajo cuando tuvo que echar mano de ambas habilidades para darle una lección de vida a su hija Karen. «Karen es una niña extremadamente perfeccionista, y en una ocasión cometió un error en un dibujo», contó Mayra, de 43 años.

Mayra no se quedó con los brazos cruzados, y se le ocurrió hacerle entender a Karen que no hay nada de malo con cometer errores de una manera divertida. Mayra tomó el muñeco, escribió una nota y los dejó en la puerta de la recámara de Karen. «Querida Karen, mi nombre es Mistake, y solo sucedo. » Luego sucedió lo impensable, una llamada de la maestra de Karen.

«Pensé que me iban a llamar la atención porque no dejan llevar juguetes», dijo Mayra. La maestra de Karen escuchó la historia detrás de Mistake, así que le llamo a Mayra para saber más sobre el concepto de la aceptación de los errores en los niños. Mistake no solo se convirtió en la mascota del salón de Karen, sino que ahora, lo que simboliza el muñeco es parte del currículum de la clase. A partir de esa experiencia, Mayra, nacida y criada en León, en el estado de Guanajuato, se dio cuenta de que en sus manos había algo valioso que era muy útil sobre todo en Sillicon Valley, el área donde están creciendo sus hijos.

Eso fue suficiente para llamar la atención de muchas, pero sobre todo de Hagit Segal, una licenciada y maestra en educación temprana que entendió y se enamoró de la propuesta de Mayra. En cuanto a Karen, sigue siendo una niña –ahora de 12 años– igual de perfeccionista, pero ahora «ha aprendido a reconocer cuando se siente frustrada porque comente un error», dijo Mayra. A unos meses de convertirse en adolescente, y con el antecedente de lo que inspiró a Mistake, Mayra espera que su hija reconozca y acepte «cuando está exagerando para que no saque las cosas de proporción».