Inicio Actualidad Murió Lou Ottens, ingeniero holandés que inventó el cassette y participó de...

Murió Lou Ottens, ingeniero holandés que inventó el cassette y participó de la creación del CD

198

■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

Lou Ottens, el ingeniero holandés que inventó el cassette, murió este sábado a los 94 años. En una época en la que la música se escuchaba en los discos 78 RPM, o en los más modernos de vinilo, el cassette fue una revolución. Entre otras cosas, permitió escuchar música en el auto y luego de manera portátil, a través del walkman, que tardaría diez años más en desarrollarse. Ottens fue el jefe de los ingenieros de la compañía holandesa Hasselt, propiedad de Philips, que desarrolló esta tecnología a principios de la década de 1960.

Desde principios de la década de 1970, los cassettes pasaron a dominar el mercado mundial de la música. El cassette está compuesto por dos bobinas miniatura, entre las que se se enrolla la cinta en la que está grabada la música. Las bobinas y la cinta se encuentran dentro de una carcasa protectora de plástico de 10 centímetros de largo, 6,3 de alto y 1,3 de ancho. El nombre proviene de esa carcasa, ya que cassette puede traducirse como «cajita» en francés.

El cassette puede tener dos pares de pistas de audio estéreo o dos pistas monofónicas. Una se reproduce cuando la cinta se mueve en una dirección y la otra cuando se mueve en la contraria. Ottens empezó a trabajar en Philips en 1952. Pero Ottens llegó a un acuerdo con Sony para utilizar el mecanismo patentado por Philips e introducir un modelo de cassette estándar, que es el que se popularizó en todo el mundo.

Ottens se retiró en 1986. Ena entrevista en la que recordó su carrera, afirmó que la espina que nunca logró sacarse es que fuera Sony y no Philips la firma que inventó el walkman. En ese caso, se trató de un desarrollo conjunto entre Sony y Philips, presentado en 1982. El CD superó ampliamente al cassette en ventas y llegó a las 200.000 millones alrededor del mundo.

Pero, como suele ocurrir con la tecnología, también sería superado, primero por los reproductores de MP3, y luego por el streaming de música.