Inicio Leer para Creer Peligrosas “inyecciones de desinfectante” y otras disparatadas sugerencias de Trump contra el...

Peligrosas “inyecciones de desinfectante” y otras disparatadas sugerencias de Trump contra el coronavirus

243


■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

Recomendaciones que atentan contra la salud y la vida de los ciudadanos

1. “Inyecciones de desinfectante”

Aquí las palabras textuales de Trump este jueves: “Veo que el desinfectante lo noquea [al coronavirus] en un minuto”, “hay manera de que podamos hacer algo así, por medio de una inyección adentro, o casi como una limpieza, sería interesante verificar eso, usted va a utilizar doctores para eso, ¿verdad? Eso me parece interesante”, le dijo a Bill Bryan, quien dirige la división de ciencia y tecnología del Departamento de Seguridad Nacional y que estaba en la rueda de prensa.

La propuesta ha generado el rechazo unánime de expertos médicos, científicos e incluso fabricantes de desinfectantes, que se han visto en la necesidad de alertar a los ciudadanos a que no lo hagan.

La Agencia de Protección Ambiental (EPA, en inglés): “Nunca apliquen el producto sobre sí mismos o en otros. No ingieran productos con desinfectantes”.
Vin Gupta, médico pulmonólogo y experto en salud pública, a NBC News: La idea de ingerir productos de limpieza es “irresponsable y peligrosa”, y “es un método común que usa la gente cuando quieren suicidarse”.
La empresa fabricante de Lysol, Reckitt Benckiser: “En ninguna circunstancia se deben administrar nuestros desinfectantes en el cuerpo humano, ni por inyección, ingestión, u otra vía”.
Tras la avalancha de reacciones llamando a la población a, de ninguna manera y en ningún caso, probar este método por sus consecuencias potencialmente fatales, el presidente dijo este viernes que su comentario fue “sarcástico”, aunque nada en su tono o sus palabras lo indicaran así.

2. “La luz solar mata el coronavirus”

Cuando hablaba de la errada y peligrosa idea de usar desinfectante como cura para el virus, Trump hizo otra propuesta que dejó a los científicos y expertos médicos rascándose la cabeza: que la luz del sol dentro del cuerpo puede matar al coronavirus.

Trump hizo el comentario después de que Bryan presentó una investigación que hizo su equipo que muestra que el virus no vive tanto tiempo en temperaturas más cálidas y húmedas.

Bryan dijo: “El virus muere más rápido a la luz del sol”.

A lo que Trump respondió: “Supongamos que golpeamos el cuerpo con una luz tremenda, ya sea ultravioleta o simplemente una luz muy poderosa, y creo que dijiste que no se ha verificado debido a las pruebas. Y luego dije, suponiendo que traigas la luz dentro del cuerpo, que lo puedes hacer a través de la piel o de otra manera, y creo que dijiste que también vas a probar eso”.

Los principales expertos de la Casa Blanca han dicho que esto es falso, aunque no es fácil de adivinar: si la luz matara el coronavirus, bastaría con exponerse a los rayos del sol para curarse.

Cuando Trump le preguntó directamente sobre el uso de la luz y el calor para matar el coronavirus, la doctora Debbie Birx, una de las expertas médicas principales que dirigen la respuesta de la Casa Blanca a la pandemia, respondió que no había oído hablar de esos tratamientos.

Al día siguiente, este viernes, Trump reiteró que la luz del sol mata el coronavirus. Hasta esa tarde, al menos 51,608 personas en Estados Unidos han muerto por esta enfermedad en las últimas semanas.

3. “La hidroxicloroquina puede funcionar como cura”

El presidente ha dicho en conferencias de prensa y en su cuenta de Twitter que la hidroxicloroquina junto con un antibiótico se podría usar como cura para el coronavirus.

Trump ha tuiteado que esto podría ser “uno de los mayores avances en la historia de la medicina” y debería “ponerse en uso de inmediato”. Citó un estudio francés de seis pacientes.

Pero la evidencia de que puede ayudar es escasa y la droga tiene efectos secundarios importantes, una razón por la cual los científicos se han abstenido de recomendarla, incluso en esta emergencia.

El mes pasado, una pareja en Arizona ingirió tabletas de cloroquina, una versión comercial para limpiar acuarios, justo después de que Trump recomendara la hidroxicloroquina para tratar o prevenir el coronavirus. Ambos fueron hospitalizados de emergencia y el hombre falleció.

“Es que, seguían diciendo que estaba aprobado para otras cosas y, sabes, Trump seguía diciendo que era básicamente una cura”, le dijo a NBC News la mujer de 60 años, cuya identidad está protegida por leyes de privacidad médica.

La pareja no tenía síntomas de COVID-19, pero lo tomaron para prevenir contagiarse.

“Vimos a Trump en la televisión, en todos los canales, y a todos sus amigos, (diciendo) que esto era seguro y que, sabes, está bien tomarlo. Y eso puede ser cierto, pero no sabíamos la dosis adecuada ni nada”.

“¿Cuál sería su mensaje para el público estadounidense?”, le preguntó Vaughn Hillyard de NBC a la mujer. “Dios mío. No tomen nada. No crean en nada. No crean en nada de lo que dice el presidente y su gente porque no saben de qué están hablando. Y no tomen nada, tengan mucho cuidado y llamen a su médico. Este es un dolor en el corazón que nunca superaré”.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) emitió este viernes una advertencia en mayúsculas contra el uso de la cloroquina para tratar COVID-19 “fuera del ambiente de un hospital o de pruebas clínicas, debido al riesgo de problemas de arritmias cardíacas”.

La hidroxicloroquina está aprobada como fármaco para la malaria, la artritis reumatoide y el lupus. Ahora, debido a la creciente demanda, la medicina escasea y muchos pacientes de estas enfermedades están teniendo dificultades en conseguirla.

4. La recomendación es usar mascarilla: “Pero yo no lo haré”

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC en inglés), la principal autoridad sanitaria del país, recomendaron el 3 de abril el uso de mascarillas de tela para prevenir el contagio, pero el presidente –quien se supone que debe dar el ejemplo a los ciudadanos– dejó claro de inmediato que su elección era no usarla.

“Su uso es voluntario”, recordó, al dejar claro que él no seguiría la sugerencia, cuyo principal objetivo es reducir la propagación de la enfermedad.

“Es una recomendación, la recomiendan”, dijo Trump. “Simplemente no quiero usar una yo”.

La guía de los CDC llegó luego de que ciudades como Nueva York y Los Ángeles aconsejaran a sus residentes usar mascarillas de tela, pues los funcionarios quieren guardar las máscaras quirúrgicas y N95 para los trabajadores de la salud. Ahora ciudades como Houston están exigiendo su uso y multando a quienes no las usen.