Inicio Noticias en Chicago Protestas de huelga frente a diferentes negocios de la Tortilleria el Milagro...

Protestas de huelga frente a diferentes negocios de la Tortilleria el Milagro por los bajos salarios y las malas condiciones laborales

172

Los trabajadores querían reunirse con la dirección para discutir sus quejas y demandas antes del 29 de septiembre o las protestas continuarían, según los organizadores de Arise Chicago, una organización comunitaria alineada con el Partido Demócrata. Arise ha calificado de ilegal el cierre patronal de los trabajadores.
Según una declaración de Laura Garza, antigua organizadora del Local 1 del sindicato Service Employees International Union (SEIU), al menos 85 trabajadores de El Milagro han estado expuestos al COVID-19 desde que comenzó la pandemia y cinco trabajadores han muerto. El Milagro tiene más de 400 trabajadores en el área de Chicago.
Los trabajadores de El Milagro que abandonaron el trabajo el jueves fueron amenazados por los agentes de seguridad cuando regresaron de su huelga. “Pude ir a trabajar hoy”, dijo Martin, un trabajador de El Milagro, en una conferencia de prensa en Little Village. “Los trabajadores del primer turno querían hacer huelga para apoyar a los del segundo turno, que estaban bloqueados. Fuimos recibidos por un oficial de seguridad con una pistola para intimidarnos”.
La dirección ha contratado a los guardias de seguridad armados de Illinois Security Services para que vigilen las instalaciones de El Milagro e impidan la entrada de los trabajadores bloqueados.
Irma, una trabajadora bloqueada, dijo: “Estoy embarazada y tenía medicamentos y mi bolso estaba en la planta y no podía entrar. Tuvimos que llamar a la policía para poder entrar. El Milagro solo nos dejó entrar de uno en uno con escolta policial”. Los trabajadores de El Milagro que salieron también animaron a los trabajadores del turno de noche a unirse al paro, preparándose para una lucha contra la dirección, ya que han recibido un amplio apoyo entre los trabajadores de Chicago y de todo el país. Los trabajadores del turno de noche publicaron una nota diciendo que ellos también se unirían al paro del jueves por la noche.
En todo Estados Unidos y a nivel internacional, los trabajadores están llegando a un punto de ruptura tras haber sido obligados a trabajar en peligrosas condiciones de explotación en fábricas.
El paro de los trabajadores de El Milagro forma parte de un creciente resurgimiento de la lucha de clases y sigue a la reciente huelga de los trabajadores de Nabisco en Chicago y en cinco estados, donde muchos trabajadores tuvieron que trabajar jornadas de 16 horas durante la pandemia. La lucha de los trabajadores de El Milagro también tiene lugar al mismo tiempo que las huelgas en curso de los mecánicos de Chicago y de los trabajadores de escaleras mecánicas Kone del oeste de Illinois, así como las batallas contractuales que se están intensificando entre los trabajadores de John Deere y los de autopartes Dana, que han tenido que trabajar hasta 84 horas semanales en condiciones peligrosas.
En abril del año pasado, las instalaciones de El Milagro en Chicago cerraron temporalmente ante la propagación del virus y la muerte de un trabajador a causa del COVID-19, a causa de que la alcaldesa demócrata de Chicago, Lori Lightfoot, no hizo nada para proteger a los trabajadores esenciales. Muchos trabajadores esenciales de Chicago exigieron a la ciudad que les ofreciera más pruebas en la primavera y que les pagara por quedarse en casa para proteger sus vidas, algo que la ciudad no hizo en gran medida mientras intentaba reabrir las escuelas y las empresas de la región. “Trabajamos con temperaturas superiores a los 90 grados Fahrenheit [32°C]”, dijo Pedro Manzanares, de 51 años, hablando del intenso calor en la fábrica. “Tenemos un termómetro que mide la temperatura y la humedad. El aparato muestra una temperatura de 92 a 96 grados Fahrenheit [33 a 35,5°C] todos los días”, añadió. Muchos trabajadores de El Milagro han descrito las brutales condiciones cuando la escasez de mano de obra durante la pandemia afectó a las instalaciones y la dirección impuso extenuantes aceleraciones. “Los paquetes llegan más rápido y tengo unos segundos para acomodarlos, ponerlos en la línea de envasado y coger otro. Imagínate que antes salían 50 cajas cada 30 minutos, ahora salen 60 y es una presión mayor”, dijo Manzanares.
En una lista de reivindicaciones redactada en un documento dirigido a la dirección también se señala: “Al día de hoy, no han resuelto algunas de nuestras reivindicaciones como los días de baja por enfermedad, nuestra preocupación por el salón de comidas y, en parte, las cuestiones salariales, sin embargo, muchas otras cuestiones siguen sin resolverse”.
Los trabajadores de la planta están enojados porque la planta les ha estado pagando más a los nuevos contratados para compensar la escasez de mano de obra sin aumentar los salarios de los que trabajaron allí durante 20 o 30 años.
Las condiciones de los trabajadores de El Milagro en todo el país son igual de peligrosas. La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) del Departamento de Trabajo de EE.UU. impuso en junio una multa de $218.839 a las instalaciones de la empresa en San Marcos, Texas. El informe de la OSHA señala: “Las inspecciones anteriores de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional del Departamento de Trabajo de EE.UU. han dado a los operadores de una fábrica de tortillas de propiedad familiar al sur de Austin todas las oportunidades para resolver sus problemas de seguridad. Sin embargo, OSHA ha descubierto que la empresa sigue exponiendo a los trabajadores a riesgos de amputación y otras lesiones graves. “Las quejas de los trabajadores sobre los peligros de amputación llevaron a la OSHA a investigar de nuevo las condiciones en El Milagro of Texas Inc. y los inspectores de la agencia determinaron que la empresa volvió a infringir los procedimientos de control de la energía peligrosa para evitar el arranque o los movimientos repentinos de la máquina durante el mantenimiento y la reparación. Como resultado, los inspectores citaron a El Milagro por tres infracciones repetidas relacionadas con el control de la energía y cuatro infracciones graves por no seguir los procedimientos de cierre y etiquetado”.