Inicio Opinión Refinería Olmeca, Dos Bocas; no se vale regatearle el reconocimiento a López...

Refinería Olmeca, Dos Bocas; no se vale regatearle el reconocimiento a López Obrador

6026

Lamentable que la oposición no lo entienda, que nunca lo haya entendido en 10 años y siga como gallina sin cabeza; que no tenga ni un solo perfil adecuado, preparado, para ser candidato presidencial. Muy lamentable quizá para ellos que el candidato opositor tenga que salir del mismo asidero de AMLO.

Por Raúl Caraveo Toledo                    @raulcaraveo

La Prensa de Chicago

La más reciente refinería construida en México data de 1979, la de Salina Cruz, Oaxaca, hace 43 años; ésta inició operaciones el 4 de abril de 1979, la inauguró José López Portillo, eran otros tiempos del nacionalismo revolucionario luego llegaría con Salinas de Gortari el neoliberalismo depredador.

La importancia de este proyecto convertido en realidad en 4 años contando a partir del triunfo en urnas del presidente López Obrador como lo hace constar Rocío Nahle no es algo que pueda dejarse pasar por alto, representa un gran paso hacia la soberanía energética y la independencia económica; se dice fácil pero el significado y los efectos de éste renglón son de gran valor y repercusiones en la economía del país y de cada uno de sus ciudadanos; abatir el endeudamiento, abatir la inflación, generar autosuficiencia y exportar excedentes; en fin, sería muy extenso describir los efectos de ello.

La inauguración de la Refinería Olmeca representa tambien un paso más en la congruencia del presidente ya que todo lo anterior es a fin con las ideas que expone en varios de sus libros; dejemos de lado la política social, el aeropuerto, la compra de la refinería Deer Park, el no endedamiento externo, la lucha contra la corrupción e impunidad. La sola construcción e inauguración de la refinería es un gran logro para los todos los mexicanos más aún si ésta es efectuada por técnicos, obreros e ingenieros mexicanos  y se realiza con recursos propios. No es posible desde el ángulo que se quiera –incluso inventado- debatir éste logro, regatearle el reconocimiento.

Si bien el estilo personal de gobernar (Daniel Cossio Villegas) de Andrés Manuel López Obrador es austero, sobrio, previsor, antidispendioso, antiadulante, analítico, dialéctico, entre otras cosas, en el caso de la inauguración de la refinería pudo ser más festivo y jubiloso, bien vale la pena por lo que significa. Sin embargo –fiel a su estilo- no lo fue. Sigió su misma linea.

Si bien la refinería representa más de todo lo que hemos citado, repito no se puede regatear el reconocimiento. Para la difusión de éste evento no se contó con la producción cinematográfica de los anteriores eventos que simulaban grandes inicios de obras que nunca se llegaban a concluir y que en la sola producción y edición de sus eventos trimestrales tiraban millones de pesos en empresas familiares eficientes para robar.

Nadie puede regatear el reconocimiento a la Refinería Olmeca, no existe una neurona capaz de no reconocer cabalmente lo que significa, pero en éste caso –como en muchos otros- la oposición hace un silencio absoluto; Reforma, Milenio, Excélsior, El Universal, Grupo Fórmula, Grupo Imagen, etc. se quedan sin argumentos, ya no mpueden inventar, no tienen mentiras en sus bolsillos, entonces guardan silencio.

Lamentable naturaleza de la idiosincracia del mexicano que extraña el saqueo, los montajes, la exagerada edición y producción de los depredadores que vaciaron las arcas de la nación. Los extrañana y sueñan con su regreso.

No obstante lo anterior, el reconocimiento a la obra y política energética de Andrés Manuel López Obrador viene de la base de esa piramide social, si, de los desposeídos, de los marginados, de los ancianos, de los obreros generales, de los técnicos, de las clases medias emergentes.

Lamentable que la oposición no lo entienda, que nunca lo haya entendido en 10 años y siga como gallina sin cabeza; que no tenga ni un solo perfil adecuado, preparado, para ser candidato presidencial. Muy lamentable quizá para ellos que el candidato opositor tenga que salir del mismo asidero de AMLO.

Gracias por su lectura y recomendación en redes sociales

@raulcaraveo

*Raúl Caraveo Toledo es licenciado en ciencia política por la UAM, ex catedrático de las Facultades de Psicología y de la Facultad Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la  Universidad Veracruzana, ha sido analista de estudios económicos de PEMEX y Consejero electoral del IFE-INE de  Quintana Roo de 2005 a 2015, ex asesor de la XIII legislatura de Quintana Roo, Corresponsal en México de La Prensa de Chicago, EEUU, escribe para Chicago, Illinois en  www.laprensaus.com  y www.vocesmigrantes.us y en México para www.insurgentepress.com.mx  www.gobernantes.com    www.revistadigitalqr.com.mx   www.diarionoticias.mx   www.sinlineamx.com    www.todoincluidolarevista.com  www.noticaribe.com