Inicio México Reflexión: la prueba de fuego al régimen de la 4T

Reflexión: la prueba de fuego al régimen de la 4T

239

La reflexión no es solo por cual candidato deseamos que gobierne; la reflexión es por qué tipo de país deseamos, qué tipo de sistema electoral, que tipo de partidos, que forma de financiamiento podemos exigir para evitar la depredación de nuestros impuestos, del presupuesto nacional en vividores profesionales de la política.

Por Raúl Caraveo Toledo                    @raulcaraveo

Aproximadamente después de 70 años  en México fue que el partido en el gobierno  en 1997 pierde la mayoría absoluta  en el Congreso de la Unión, en la Cámara de Diputados;  entonces era el presidente Ernesto Zedillo Ponce de León, 1997, el resultado ya lo sabemos, un gobierno gris, mediocre y adicto al endeudamiento; desde ese momento casi se hizo regla no escrita que cada gobierno en sus elecciones “intermedias” perdiera el control de la Cámara.

Así en 2003  Vicente Fox pierde la mayoría parlamentaria; para 2009 Felipe Calderón y 2015 es el partido de Enrique Peña Nieto, lo que seguiría después en cada caso sería una parálisis legislativa; el Congreso de la Unión se convierte en un hervidero de políticos  que buscaban el protagonismo para de ahí saltar a otros puestos de elección popular en sus  localidades; así también se encarece ese proceso tan complejo que es levantar la mano y votar en el pleno; esos cambios de que  el correspondiente Ejecutivo perdiera la mayoría encareció el amor y cariño a sus iniciativas;  el colmo de ello se vio y documentó con la aprobación de las “Reformas Estructurales” puestas en marcha por la administración de Enrique Peña Nieto, en la cual fue PRI, PAN y PRD  quienes recibieron cientos de millones de pesos por las aprobaciones de reformas legislativas. Verificado y documentado.

Solo en la promoción de la Reforma Energética Peña Nieto –entre 2013 y 2014- gastó 2,080 millones de pesos en medios de comunicación;  en cuanto los “moches” que se canalizaron para comprar el voto de los  legisladores hoy permanece en proceso penal Emilio Lozoya y es toda una historia.

En eso  derivó de la pérdida de mayoría en el Congreso; corrupción, despilfarro  o su contraparte, la parálisis legislativa. Enriquecimiento de unos cuantos y empresarios favorecidos.

Para este proceso electoral del 6 de junio la votación se convierte en un plebiscito al régimen instaurado por el presidente Andrés Manuel López Obrador luego de la abrumadora votación que obtuvo en 2018  -más de 30 millones  de votos- ahora conoceremos  muy pronto si el apoyo se refrenda o se retira. Si continúan las iniciativas del proyecto de la Cuarta Transformación o es necesaria una revisión profunda.  Sobre los cambios de impacto y proyectos en marcha que han tocado a más del 50% de la población, sería abrumador detallarlos pero, solo mencionare algunos; crecimiento económico sin endeudamiento,  estabilidad y fortaleza del peso frente al dólar; noveno lugar  mundial en vacunación, control de la pandemia, respeto a las libertades y derechos humanos; respeto a los adversarios políticos ya sean medios, periodistas o dirigentes políticos; austeridad, ahorro y promoción del consumo interno; lucha permanente y frontal contra la corrupción e impunidad.  Entre otros aspectos, verificado y documentado.

Hoy la  “regla” o tendencia que siguió después de 1997 sobre la conformación del Congreso estará en  examen por parte de los ciudadanos.

Los partidos políticos nuevos, familiares, viejos apolillados; todos estarán en prueba de eficiencia; varios desaparecerán simplemente.

El sistema electoral mexicano, el sistema de partidos; desgastado y desprestigiado por los sus mismos actores así como el Instituto Nacional Electoral con sus abrumadoras facultades y mediocres consejeros que funcionan más como operadores políticos; sin duda tendrán su última actuación  pues el sistema en general ya lo exige.

Quizá sea el momento más importante después del 2018 para decidir cómo queremos a nuestro país en los próximos años.

La reflexión no es solo por cual candidato deseamos que gobierne; la reflexión es por qué tipo de país deseamos, qué tipo de sistema electoral, que tipo de partidos, que forma de financiamiento podemos exigir para evitar la depredación de nuestros impuestos, del presupuesto nacional.

Gracias por su lectura y recomendación en redes.

*Raúl Caraveo Toledo es licenciado en ciencia política por la UAM, ex catedrático de las Facultades de Psicología y de la Facultad Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la  Universidad Veracruzana, ha sido analista de estudios económicos de PEMEX y Consejero electoral del IFE-INE de  Quintana Roo de 2005 a 2015, ex asesor de la XIII legislatura de Quintana Roo, labora en  Conalep Quintana Roo, escribe para www.sdpnoticias.com  www.sinlineamx.com     www.gobernantes.com    www.revistadigitalqr.com.mx  www.todoincluidolarevista.com  www.noticaribe.com www.insurgentepress.com.mx  y en Chicago, Illinois en  www.laprensaus.com  y www.vocesmigrantes.us