Inicio Migrantes Rompen una red de “esclavitud moderna” de inmigrantes en EE.UU.

Rompen una red de “esclavitud moderna” de inmigrantes en EE.UU.

271

Los miembros de esta red están acusados de aprovecharse del programa federal de visas para trabajadores agrícolas invitados, conocido como H-2A, para estafar a trabajadores inmigrantes de México, Guatemala, Honduras y otros países. Los trabajadores también fueron obligados a trabajar a punta de pistola, dicen los documentos judiciales, ganando 20 centavos por cada balde de cebollas que desenterraban con las manos. La operación representa una de las investigaciones de tráfico de personas y fraude de visas más grandes del país, según el Departamento de Justicia , y es la primera que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas persigue bajo un «nuevo modelo de explotación laboral» que tiene como objetivo castigar a los «empleadores sin escrúpulos» en lugar de a los inmigrantes indocumentados de los que estos se aprovechan. En este caso, más de 100 trabajadores fueron liberados «de los grilletes de la esclavitud moderna», dijo David Estes, fiscal federal interino para el Distrito Sur de Georgia, en un comunicado, y agregó que la operación «responsabilizará a quienes ponen las cadenas».

«El sueño americano es una atracción poderosa para las personas sin hogar y desesperadas en todo el mundo, y donde hay necesidad hay codicia de aquellos que intentarán explotar a estos trabajadores para sacar su propia ganancia», dijo. Mientras tanto, los trabajadores que fueron liberados están recibiendo asistencia de un equipo de proveedores de servicios para víctimas de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, aunque no está claro qué les depara el futuro. El año pasado, una investigación de NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo, encontró que a medida que el programa federal de visas para trabajadores agrícolas invitados, conocido como H-2A, se ha expandido, ha dejado a más trabajadores en una situación de vulnerabilidad ante posibles abusos. Se supone que las leyes federales garantizan condiciones de trabajo decentes, salarios justos y viviendas seguras para los trabajadores invitados, que están vinculados a los empleadores que los patrocinan y deben regresar a sus países de origen después de que expiren las visas de corto plazo.

Pero los trabajadores a menudo se muestran reacios a hablar en contra de los empleadores que son responsables de su vivienda, transporte, salario y su capacidad para permanecer en EE. , dicen los trabajadores y los defensores de los derechos laborales. «El acceso a la justicia es realmente imposible en términos prácticos para muchos de estos trabajadores», dijo Daniel Costa, director de investigación de políticas y leyes de inmigración del Instituto de Política Económica, un grupo de expertos liberales. Costa dijo que el alcance que tiene esta investigación es una «evidencia de la escala de infracción de la ley que está ocurriendo en estos programas y la capacidad de los empleadores, traficantes y reclutadores para actuar sin escrúpulos porque saben que en su mayor parte nadie está investigando qué están haciendo».

Charles Kuck, un abogado de inmigración de mucho tiempo en Georgia que ha trabajado en casos e investigaciones H-2A, dijo que tanto la redada como la acusación son «inusuales, cuando sabemos que las condiciones que describen de los trabajadores no son inusuales». Kuck dijo que si bien hay muchos empleadores de la H-2A que siguen las reglas y hacen todo bien, también «hay muchas manzanas podridas». «Creo que es una señal de que la Administración se toma en serio el problema de la trata de personas y el maltrato a los trabajadores relacionados con el uso de visas, y cosas que pueden no haber sido prioritarias bajo la Administración anterior, a pesar de que comenzó la investigación en sí», dijo Kuck. Mayorkas dijo que la táctica, que condujo al arresto de en ocasiones cientos de inmigrantes no autorizados, no se centró en los «empleadores explotadores».

«Podemos proteger de la manera más efectiva el mercado laboral estadounidense, las condiciones de los lugares de trabajo y la dignidad del individuo al enfocar nuestros esfuerzos en revisar lo que ocurre en lugares de trabajo con empleadores sin escrúpulos», dijo Mayorkas en el memo. Costa dijo que la guía del memorando podría ser un «gran cambio» y «un paso realmente positivo para proteger más a los trabajadores y perseguir a los malos empleadores».