Inicio Sexología Sexualidad segura: ¿cuáles son los síntomas de la infección por clamidia?

Sexualidad segura: ¿cuáles son los síntomas de la infección por clamidia?

376


■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

La sexualidad es un ámbito de nuestro ser que merece atención y cuidado, y una forma de cuidar de ella es conociendo sobre las enfermedades que pueden afectarla negativamente, como la clamidia. Hablaremos más de ella a continuación.

Aspectos básicos de la clamidia
En un artículo de los centros de salud Planned Parenthood se indica que la clamidia tiende a no desarrollar síntomas de inmediato. Los primeros signos de ella pueden aparecer hasta semanas después de la infección, lo que incrementa peligrosamente las posibilidades de contagio de esta ETS.

La clamidia puede originar infecciones más graves, y es capaz incluso de generar infertilidad si no se trata adecuadamente. Sin embargo, es una enfermedad que responde bien a los medicamentos si se detecta a tiempo.

Síntomas de la clamidia en hombres
Algunos de los síntomas son dolor o ardor al orinar, dolor y/o inflamación en uno o ambos testículos, y pus o secreción acuosa o lechosa en el pene. Si has tenido sexo anal, es probable que experimentes diarrea y dolor y/o sangrado en el ano.

Es común que los síntomas se manifiesten semanas después de haber tenido sexo sin condón. Independientemente de la zona del cuerpo en que se presenten, los signos de la clamidia suelen aparecer en la mañana.

Síntomas de la clamidia en mujeres
Los signos de la clamidia en mujeres consisten en flujo vaginal anormal, hinchazón al interior de la vagina, dolor al tener sexo, ardor al originar, y necesidad de orinar inusualmente frecuente.

Si la enfermedad se extiende hacia el cérvix, los signos de la clamidia en mujeres pueden incluir dolor en el bajo vientre o espalda baja, náuseas, fiebre baja, y sangrado entre periodos menstruales o después de haber tenido sexo vaginal.

Evitar contraer y contagiar clamidia no es un asunto difícil, basta con tener hábitos sexuales e higiénicos saludables, como el lavado continuo de la zona íntima y la fidelidad en torno a la pareja sexual. Con estas dos claves, actuarás a favor de una mejor salud sexual.