Inicio México Tortura, abusos y tratos degradantes: denuncian malas condiciones en cárceles de Jalisco

Tortura, abusos y tratos degradantes: denuncian malas condiciones en cárceles de Jalisco

223

■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

Como factores que incidieron en las agresiones y muerte de personas dentro de los penales, la defensoría señaló que existe falta de seguridad y una deficiente observancia por parte del personal. Además, detalló que fue registrada una falta de personal médico y psicológico adscrito a los centros de detención, personas enfocadas en garantizar el acceso a la justicia administrativa y la existencia de violencia institucional hacia las mujeres por la falta de espacios con perspectiva de género. Por otro lado, estos lugares cuentan con una escasa vigilancia y cuidado para las personas detenidas, algunas de las cuales se encuentran en una situación crítica debido a que son adictos a consumo de enervantes o cuentan con algún estado psicológico particular. El medio mexicano también señaló que no existen suficientes dispositivos de videovigilancia dentro de los separos, además de que no hay protocolos de atención y abordaje para personas que formen parte de un grupo en situación de riesgo.

Ante la identificación de del indebido ejercicio de la función pública del personal adscrito a los centros de detención municipal. Se solicitó, entonces que el gobernador del estado, Enrique Alfaro, articule políticas públicas para mejorar la situación de los centros de detención a nivel municipal, la asistencia de servicios esenciales y la capacitación de personal . La infraestructura del lugar además carece de las condiciones mínimas de salubridad, falta de luz natural y ventilación, pues solo el 21% de los centros de detención cuentan con esta última. Y es que respetar la sana distancia en los centros penitenciarios es difícil, debido a la sobrepoblación que existe en algunos de ellos, situación que ha expuesto a los internos en cárceles de al menos 15 estados de la República Mexicana.