Inicio Actualidad Tsunamis en el Ártico: nueva y peligrosa amenaza del cambio climático en...

Tsunamis en el Ártico: nueva y peligrosa amenaza del cambio climático en el planeta

177

■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

Barry Arm es una estrecha brecha de costa en el sur de Alaska. En Barry Arm, advierten geólogos, se puede llegar a producir un deslizamiento de hielo y roca capaz de desatar un tsunami catastrófico para la región. Y ese sería solo uno de los posibles efectos del cambio climático que amenazan a Alaska y otras regiones del Ártico.

¿Alaska en peligro?

«Posibles efectos devastadores» es como califica Anna Liljedahl a lo que puede pasar en Alaska, que algunos científicos hablan incluso de en 12 meses o tan solo algunos años. « Y lo peor es que pensamos que se volverán cada vez más frecuentes», señala la experta del Woods Hole Research Center de Alaska. «Se trata de una combinación muy peligrosa y es apenas un ejemplo de los peligros que tenemos en Alaska», afirma. Ante este tipo de advertencias, la División de Estudios Geológicos y Geofísicos de Alaska ha querido expresar cautela y señala que monitorea de manera permanente los posibles movimientos de tierra en la zona.

La preocupación

El estrecho de Barry Arm se encuentra en la bahía de Prince William Sound, en el golfo de Alaska. Así lo advierte Steve Masterman, director de la División de Estudios Geológicos y Geofísicos de Alaska. El paulatino del derretimiento del permafrost, la capa de suelo congelado existente en regiones como Alaska, el noreste de Canadá, Groenlandia o Siberia , es apuntado como uno de los principales factores de riesgo de tsunamis en esa zona. Liljedahl, al igual que Masterman y un grupo de científicos escribieron una carta pública a mediados de año advirtiendo del peligro de que un deslizamiento y un tsunami devastador se produzca en Alaska.

Otros peligros

Alaska no es la única región que se encuentra en peligro, explica la geóloga del Woods Hole Research Center. En 1958, el deslizamiento de tierra en la bahía de Lituya, en Alaska, creó una ola de más de 520 metros, la más alta jamás vista en la zona. También, después de un el terremoto en Alaska en 1964, la mayoría de las muertes se debieron a tsunamis provocados por deslizamientos de tierra bajo el agua.